14 de agosto de 2015

¿Qué es mejor para perder peso: pocas grasas o pocos hidratos de carbono?

   MADRID, 14 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Científicos del Instituto Nacional de Diabetes de Estados Unidos han descubierto que la dieta baja en lípidos puede lograr una mayor pérdida de peso que aquellas en las que se consumen pocos hidratos de carbono, según los resultados publicados en la revista 'Cell Press'.

    ¿SON BUENOS LOS HIDRATOS DE CARBONO EN LA DIETA?

   Tradicionalmente se ha pensado que la reducción de los hidratos de carbono en la dieta ofrece una ventaja metabólica para la pérdida de grasa corporal al disminuir la producción de insulina, que contribuye a la regulación de los lípidos. Esto llevaba a creer que la reducción de lípidos de la dieta sin variar el consumo de carbohidratos o proteínas no tuviera ningún efecto sobre la grasa.

TRADICIONALMENTE SE HA PENSADO QUE LA REDUCCIÓN DE HIDRATOS DE CARBONO OFRECÍA UNA VENTAJA METABÓLICA

   Sin embargo, los autores de este trabajo han demostrado que para el mismo número de calorías en la dieta, la pérdida de grasas fue mayor con la dieta reducida en lípidos en comparación con la dieta reducida en hidratos de carbono.

   Para llevar a cabo este estudio, los investigadores recopilaron datos de decenas de estudios de nutrición realizados desde el 2003 y diseñaron modelos matemáticos sobre cómo los diferentes nutrientes afectan al metabolismo y al peso corporal.

   "Queríamos entender mejor los cambios metabólicos que ocurren en nuestro cuerpo cuando suprimimos las calorías de la dieta bien por grasa o bien por carbohidratos", ha explicado a Sinc Kevin D. Hall, autor del estudio.

   Para comprobar estos cambios corporales, los investigadores seleccionaron a 19 voluntarios con obesidad que vivieron en una sala conjunta durante dos semanas en las que se controlaba cada cosa que comían.

   La primera semana redujeron el 30 por ciento las calorías procedentes de hidratos de carbono mientras que el consumo de grasa y proteínas siguió los valores de una dieta saludable.

   "Para la segunda semana invertimos la disminución a base de hidratos por grasas", comenta Hall, que al final de la prueba vio que, tal y como el modelo matemático había previsto, la pérdida de grasas fue mayor al reducir el consumo de grasas en la dieta.

POCA VARIACIÓN A LARGO PLAZO

   Según el estudio, los investigadores, siguiendo el modelo diseñado por ellos mismo, predijeron como actuarían a largo plazo estas dietas en el cuerpo. Durante un periodo de 6 meses, la dieta reducida en grasas daría lugar a una pérdida de solo unos 3 kilos en comparación con la alimentación a base de pocos hidratos.

   "Esta escasa diferencia indica que, en el largo plazo, el cuerpo actúa para reducir al mínimo la pérdida de grasa corporal cuando el consumo de calorías y de proteínas es el mismo", expone el líder del estudio.

   Sin embargo, los investigadores son cautelosos con estos resultados, ya que necesitan más pruebas en humanos y con diferentes condiciones en la dieta para poder confirmarlo.

Para leer más