14 de abril de 2016

El magnesio, clave para mantener el reloj biológico

El magnesio, clave para mantener el reloj biológico
PIXABAY

MADRID, 14 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un mineral esencial en nuestra dieta tiene un papel inesperado en ayudar a los seres vivos a adaptarse a los ritmos de la noche y el día, según ha descubierto un equipo de científicos. Se trata del magnesio --un nutriente que se encuentra en muchos alimentos--, que ayuda a controlar cómo las células conservan su forma propia con el tiempo para hacer frente al ciclo ambiental natural de día y de noche.

Se espera que el hallazgo en las células se vincule a todos los relojes del cuerpo o que influyen en los ciclos diarios --o ritmos circadianos-- de sueño y vigilia, liberación de hormonas, temperatura corporal y otras funciones corporales importantes en las personas. El descubrimiento puede ayudar al desarrollo la cronoterapia -programación del tratamiento según la hora del día-- en las personas y el desarrollo de nuevas variedades de cultivos con mayores rendimientos de la cosecha o ajustables a las estacioens.

Experimentos en los tres principales tipos de organismos biológicos --células humanas, algas y hongos-- revelearon en cada caso que los niveles de magnesio en las células suben y bajan en un ciclo diario. Los científicos descubrieron que esta oscilación era crítica para mantener el reloj de 24 horas en las células y se sorprendieron al descubrir que también tuvo un enorme impacto sobre el metabolismo en las células --cómo las células pueden convertir rápidamente los nutrientes en energía_ a lo largo de un día.

Investigadores de la Universidad de Edimburgo y el Laboratorio MRC de Biología Molecular en Cambridge, Reino Unido, utilizaron análisis molecular para detectar que las concentraciones de magnesio se levantaron y cayeron en un ciclo de 24 horas en todos los tipos de células y que esto repercute en los relojes internos de las células.

Otras pruebas demostraron que los niveles de magnesio estaban vinculados a la capacidad de las células para quemar energía. Ya se sabía que el magnesio es esencial para ayudar a los seres vivos a convertir los alimentos en combustible, pero los autores, respaldados por la Royal Society, el Consejo de Investigación Médica y el Wellcome Trust, se sorprendieron al detectar que también controla cuándo se produce esta función biológica y con qué eficiencia.

El director del estudio, el doctor Gerben van Ooijen, de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Edimburgo, subraya: "Los relojes internos son fundamentales para todos los seres vivos. Influyen en muchos aspectos de la salud y la enfermedad en nuestro propio cuerpo, pero igualmente en plantas de cultivo y microorganismos. Ahora, es esencial averiguar cómo estas nuevas observaciones fundamentalmente se traducen en todo el tejido u organismos, siendo más capaces de influir en los organismos complejos para fines médicos y agrícolas".

"A pesar de que la relevancia clínica del magnesio en diversos tejidos empieza a acumular más atención, la forma en la que el magnesio regula el reloj interno de nuestro cuerpo y el metabolismo no se ha considerado antes. El nuevo descubrimiento podría conducir a toda una gama de beneficios para la salud humana que abarcan a la productividad agrícola", añade otro autor principal del estudio, el doctor John O'Neill, del Laboratorio de Biología Molecular MRC en Cambridge.