1 de junio de 2015

Las leches adaptadas pueden ayudar a mejorar la alimentación

Las leches adaptadas pueden ayudar a mejorar la alimentación
HOBVIAS SUDONEIGHM/ FLICKR

MADRID, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

Consumir leches adaptas a los diferentes requerimientos nutricionales de cada etapa de la vida puede ser una adecuada estrategia para satisfacer las necesidades nutricionales específicas de cada persona, según han afirmado expertos en nutrición en el acto de presentación del informe 'La leche como vehículo de salud en la población'.

De esta forma, en la presentación, que ha coincidido con la celebración del Día Mundial de la leche, que se celebra este lunes, también se ha puesto de manifiesto que el papel de las leches adaptadas puede ser la clave en aquellas dietas deficitarias en ciertos nutrientes como el Omega3, el calcio o la vitamina D, pues estos contribuyen a alcanzar las ingestas nutricionales óptimas para cada uno de los diferentes grupos de la población.

Este informe ha sido impulsado por la Fundación Española de Nutrición FEN, y por la Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT), con el objetivo de aportar evidencia científica que avale el valor indiscutible de la leche y de sus derivados en la nutrición humana, precisamente en un momento en el que los lácteos están siendo objeto de debate, especialmente en algunos ámbitos ciudadanos o pseudocientíficos.

En este sentido, el presidente de la FEN y catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad CEU San Pablo de Madrid, el profesor Gregorio Valera Moreiras, y el presidente de la FINUT, y catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Granada, el profesor Ángel Gil, han afirmado que cada vez es más frecuente ver mensajes alarmistas sobre los lácteos y sus efectos en la salud.

Sin embargo, el profesor Gil ha señalado que la leche y sus derivados mejoran el crecimiento y el desarrollo en la etapa infanto-juvenil, y contribuye al desarrollo óseo y dentario. Además, el consumo de leche y de productos lácteos bajos en grasa contribuyen a la reducción de la enfermedad cardiovascular, y las dietas hipocalóricas que incluyen lácteos de bajo contenido graso favorecen las disminución del tejido adiposo y el control de peso.

Asimismo, el profesor Gil ha señalado que "cuantos más lácteos se consumen, menos riesgo de hipertensión existe", además de que numerosos estudios han ratificado que una menor incidencia de diabetes de tipo 2 asociado al consumo de productos lácteos. "Esto se debe a que por una parte la lactosa induce una respuesta insulinémica menor que la de otros azúcares, y probablemente, a la acción de algunos ácidos grasos presentes en la leche de rumiantes como el ácido 'trans' palmitoleico", ha añadido el experto.

Por otro lado el profesor Valera Moreiras, ha insistido en que los lácteos es el grupo de alimentos que más calcio aporta en la ingesta diaria, concretamente un 48 por ciento. Además, también ha querido recalcar que la leche y sus derivados aportan un 12 por ciento de energía al cuerpo.

Por ello, ambos expertos han coincidido en que se deben consumir entre dos y tres raciones de leche o derivados al día en el contexto de una dieta equilibrada, aunque estas cantidades pueden variar según la edad y la situación fisiológica de cada persona.