6 de mayo de 2014

Una investigación pone en relieve la baja la calidad de la dieta en estudiantes universitarios

ALBACETE, 6 May. (EUROPA PRESS) -

El trabajo 'Adherence to Mediterranean Diet in a Spanish university population' pone de manifiesto la baja calidad de la dieta en estudiantes de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), con unos resultados que muestran que cerca de los 300 participantes en dicho trabajo "el 96 por ciento sigue una dieta de baja calidad y/o necesita mejorarla, y sólo el 5 por ciento alcanza una adherencia al patrón de dieta mediterráneo satisfactorio".

Así lo ha afirmado la directora de la investigación, María José Meseguer, profesora de Nutrición y Dietética de la Facultad de Enfermería de Albacete. El estudio, según ha informado la UCLM en nota de prensa, este estudio ha sido publicado en la revista científica internacional especializada en nutrición 'Appetite'.

Según recoge el trabajo, las principales desviaciones de los jóvenes al patrón mediterráneo fueron la baja ingesta de frutas y verduras y el alto consumo de carne y productos lácteos, "resultando, desde el punto de vista de su composición en nutrientes, una dieta hiperproteica, baja en carbohidratos, alta en azúcares, ácidos grasos saturados y colesterol", como ha indicado la investigadora en su trabajo.

Por otra parte, el alto consumo de bollería industrial y dulces, además de contribuir al exceso de azúcares, es una fuente importante de grasa trans, "cuyos efectos perjudiciales para la salud incluyen un incremento de riesgo cardiovascular en el futuro", ha señalado.

En el estudio, recientemente publicado en el último número de la revista Appetite, participaron 284 estudiantes de ambos sexos, de ellos 160 chicas y 124 chicos, con edades comprendidas entre los 21 y 26 años y matriculados en el curso académico 2012-2013 en el campus de Albacete. "Si se compara la adherencia al patrón de dieta mediterránea de nuestros estudiantes con la publicada para la población general española, se observa un alejamiento del patrón mediterráneo, si bien el consumo de aceite de oliva se mantiene", ha detallado.