8 de abril de 2015

Ingerir gran variedad de alimentos ayuda a prevenir enfermedades crónicas

Ingerir gran variedad de alimentos ayuda a prevenir enfermedades crónicas
SHC MEDICAL

MADRID, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

Consumir gran variedad de alimentos ayuda a prevenir enfermedades crónicas no transmisibles y a mantenerse sano, según ha asegurado el catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla y colaborador de SHC Medical, Francisco Martín Bermudo.

No obstante, ha alertado de que hay determinados contaminantes alimentarios que están afectando al organismo como, por ejemplo, los no biológicos presentes en el medioambiente y que llegan al cuerpo a través de los alimentos como, por ejemplo, los metales pesados, las dioxinas, los dibenzofuranos, los bifenilos policlorados o polibromados, los plaguicidas organohalogenados, los hidrocarburos aromáticos policíclicos y los residuos de medicamentos, principalmente los antibióticos que se utilizan para tratar y prevenir enfermedades del ganado.

"Se trata de tóxicos que afectan a la mayor parte de los tejidos de nuestro organismo y además se pueden acumular en algunos órganos como el sistema nervioso", ha comentado, para destacar la importancia de seguir dietas sostenibles y de que se consuman alimentos de temporada y locales, ya que tienen un "menor impacto medioambiental y mejoran la economía local".

LA RELACIÓN CON LOS ALIMENTOS

Por otra parte, el experto ha asegurado que la forma que tienen las personas a la hora de relacionarse con los alimentos ha cambiado ya que, entre otras cosas, durante la semana la "inmensa mayoría" come en su casa o en la de sus padres o suegros y los fines de semana en torno al 20 por ciento come fuera de casa. Además, la estructura básica de las comidas son tres comidas principales (desayuno, comida y cena) y dos tentempiés (media mañana y merienda).

También, prosigue, hay ingestas muy bajas de verduras, hortalizas, frutas, legumbres y sus derivados, así como de cereales, que en su mayor parte se consumen refinados. "Hay un consumo elevado de carnes y productos derivados, y se consumen muchos productos elaborados y precocinados. En general, la dieta actual española es una dieta de tipo occidental que se aparta cada vez más de la dieta mediterránea", ha zanjado.