4 de agosto de 2015

La importancia de alimentación en los 1.000 primeros días de vida

MADRID, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

Pediatras reunidos en la segunda edición 'Iberia Early Life Nutrition College', organizada por Danone Nutricia Early Life Nutrition (ELN) en Utrecht (Holanda), han destacado la importancia de la nutrición en los 1.000 primeros días del bebé, especialmente en niños con alergias y síndromes digestivos.

"La nutrición juega un papel fundamental en el desarrollo del niño. Aquellos niños que, por diversos motivos, no pueden ingerir, digerir, absorber o metabolizar los alimentos de forma adecuada necesitan que ésta se adapte a su situación particular para promover un crecimiento y desarrollo óptimos", ha explicado la doctora de la Unidad de Nutrición y Metabolismo del Servicio de Pediatría del Hospital Universitario La Paz de Madrid, Ana Moráis.

Por ello, la experta ha subrayado la necesidad de poder disponer de estudios clínicos "rigurosos" que aporten evidencia sobre la "mejor" forma de abordar el tratamiento de estos trastornos y, a su vez, "destierren" posibles mitos de la alimentación infantil.

De hecho, prosigue, existe una evidencia científica, cada vez mayor, que asocia la influencia de determinados factores en los primeros años de vida con oportunidades y/o riesgos para la salud del individuo. De todos los factores ambientales que ejercen una mayor influencia en las primeras etapas de la vida, la nutrición es uno de los más importantes y sobre el que podemos influir.

"La estrategia persigue el desarrollo de actuaciones durante este periodo (los primeros 1000 días) encaminados a obtener mejoras en la salud de la población, a corto plazo durante la edad infantil, y a largo plazo, durante toda la vida del individuo", ha insistido.

RIESGO ALÉRGICO

Asimismo, durante la sesión formativa se han abordado las directrices actuales de actuación en caso de riesgo alérgico y de reacciones alérgicas. En la actualidad, los niños con alergia a un alimento tienen que eliminarlo de su dieta.

"La base del tratamiento de la alergia alimentaria es la exclusión del alimento que provoca la reacción. Posteriormente, en condiciones de seguridad y siguiendo protocolos consensuados, pueden realizarse, en algunos casos, regímenes de desensibilización para intentar lograr la tolerancia a ese alimento", ha apuntado Moráis.

En el caso de riesgo alérgico, la doctora ha recordado que no existe una opinión unánime con respecto a la mejor forma de evitar el desarrollo de alergia y a la vez promover la tolerancia al alimento.

Por otra parte, en el diagnóstico de síndromes digestivos en lactantes con regurgitaciones, cólicos y estreñimiento funcional es "fundamental" descartar la presencia de signos de alarma que sugieran un diagnóstico diferente.

"Así, podremos posteriormente informar a los padres sobre las características y cronología de estos trastornos, tranquilizarles con respecto a la inquietud que producen los síntomas y orientarles sobre algunas medidas que puedan servir de ayuda, como realizar cambios en la alimentación, en algunas ocasiones", ha concluido.