8 de julio de 2014

FESNAD destaca el "importante esfuerzo" realizado por la industria alimentaria para reducir los ácidos grasos trans

MADRID, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD) ha destacado el "importante esfuerzo" que está realizando la industria alimentaria en la elaboración de alimentos para la reducción de los ácidos grasos trans.

Y es que, la evidencia científica señala que es necesario disminuir los ácidos grasos trans (AGt) en la alimentación puesto que suponen un riesgo cardiovascular. "Las margarinas son un ejemplo de cómo la industria alimentaria se ha ido involucrando en la disminución de los AGt. Desde los 90' los procesos industriales de fabricación se han modificado, incorporando diversas técnicas, distintas a la hidrogenación parcial, que han hecho posible que las margarinas de hoy en día aporten una cantidad muy pequeña de este tipo de grasa (inferior al 1%) y no sean, por lo tanto, una fuente significativa de AGt", ha aseverado la vocal de la Junta Directiva de la FESNAD, Irene Bretón.

Actualmente, la ingesta de AGt en la mayor parte de los países europeos ha descendido a niveles inferiores al uno por ciento de la ingesta calórica, debido fundamentalmente a la promulgación de iniciativas voluntarias que han conducido a la reformulación de los productos que los contenían. En España, la AESAN señala que, en base a datos de la dieta española y a los contenidos de AGt en los alimentos, la ingesta de AGt es inferior al 0,7 por ciento del aporte calórico total.

Asimismo, la FESNAD ha avisado de que el efecto negativo de estos ácidos grasos se debe principalmente a que producen alteraciones en el metabolismo de las lipoproteínas. De hecho, su ingesta está relacionada con el aumento de la concentración del colesterol total y el colesterol LDL en sangre y con la disminución del colesterol HDL.

Por ello, la organización ha animado a que se sigan implementando medidas que contribuyan a limitar el contenido de grasas trans en los alimentos, hecho que tendrá un impacto positivo evidente en la salud pública.

Los AGt se encuentran presentes, de forma natural, en la grasa de los productos lácteos y las carnes de los rumiantes. También pueden formase en la hidrogenación parcial de los aceites y en menor medida en procesos que requieran altas temperaturas.