La falta de educación nutricional y el sedentarismo, entre las principales causas de la obesidad infantil

La falta de educación nutricional y el sedentarismo, entre las principales causas de la obesidad infantil
22 de octubre de 2018 PIXABAY / RAWPIXEL - ARCHIVO

MADRID, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

La falta de educación tanto de los padres como los hijos en materia nutricional, el ritmo de vida de la sociedad actual y la falta de tiempo para emplear técnicas culinarias menos saludables o con productos precocinados son algunas de las causas que están detrás de las altas tasas de obesidad infantil, según apunta la doctora Elena Sánchez Campayo, dietista-nutricionista y miembro del Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de la Comunidad de Madrid (CODINMA).

La prevalencia de la obesidad infantil se sitúa, según el último estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicado en 2018, en un 40 por ciento de los niños españoles (casi 1 de cada 5), una cifra solo superada por Chipre en Europa.

Por ello, la doctora advierte de que estas cifras están provocando un aumento de determinadas enfermedades, "como por ejemplo la diabetes mellitus tipo 2". Además de la diabetes, recuerda que la obesidad puede desencadenar numerosos problemas de salud, como aumento de la tensión arterial, descompensación de los niveles de azúcar en sangre, hipercolesterolemia o problemas osteoarticulares.

El sedentarismo es otra de las claves del problema, según la experta. "A partir de los 6 años, e incluso antes, los niños empiezan a utilizar todo tipo de dispositivos electrónicos durante horas, en vez de estar corriendo o jugando", añade la dietista-nutricionista del CODINMA.

Siempre y cuando no se presente alergia o intolerancia, la doctora Campayo recomienda la ingesta de "todo tipo de alimentos, no importan que sean verduras o frutas o legumbres, cada grupo de alimentos aporta unos nutrientes determinados que terminan siendo la clave del correcto desarrollo de los niños y niñas".

"La clave de todo este asunto es, no solo crear hábitos de vida saludables en los niños, también crearlos en los padres. Es por ello que se remarque la importancia de educar también nutricionalmente a los progenitores para que creen esos hábitos saludables en sus hijos e hijas, y así 'predicar con el ejemplo'", añade.

Para Elena Sánchez Campayo, otra de las claves es que los padres deberían fijarse en el menú de la comida de los pequeños en la escuela para luego hacer una cena que compenetre bien con la comida. "Es necesario crear una correcta unión alimenticia, por ello es importante también estar atentos al menú en restaurantes, centros de ocio, hoteles donde la variedad y oferta alimentaria no suele ser muy saludable", ha valorado.

Para el Colegio de Dietistas-Nutricionistas de Madrid, otra buena medida sería adoptar en España iniciativas como el programa 'Shokuiki' de Japón, un proyecto en el que la nutrición y la alimentación son una asignatura más del colegio como las ciencias o las matemáticas, y en el que además profesores nutricionistas supervisan la comida que se da a los niños en los comedores.

Contador