14 de enero de 2020

Desayuno: alimentos que no deben consumir los niños

Desayuno: alimentos que no deben consumir los niños
Desayuno en familia. Niños y padres. - GETTY IMAGES / PIXELFIT - ARCHIVO

   MADRID, 14 Ene. (EDIZIONES) -

   "El desayuno debe contener un lácteo, una fruta, un cereal, o un alimento farináceo", seguro que siempre habéis oído esta afirmación e incluso la lleváis a cabo con vuestros hijos en el desayuno. Pues es errónea y no es lo más conveniente para los niños en el desayuno.

   Así lo defienden los dietistas-nutricionistas Aitor Sánchez y Lucía Martínez en '¿Qué le doy de comer?' de Paidós, un manual en el que defienden que, si miramos a otras partes del mundo veremos que se desayunan lácteos, frutas y cereales, pero también legumbres, sopas, pescado, guisos, cárnicos, algas, ensaladas, huevos, quesos, encurtidos, setas, churros, tofu, tortitas, o arroz por ejemplo.

   "¿Qué pasa? ¿Lo hacen mal todos los que siguen el esquema lácteo, fruta y cereal? (...) Aquello que se come para desayunar es una convención social o cultural, nada más. A nivel de salud el consejo es 'desayunar, comer, merendar y cenar alimentos saludables', (...) teniendo en cuenta que lo que es saludable en el desayuno también lo es en la cena", añaden.

   Así, en una entrevista con Infosalus señalan que los alimentos que mejor NO consumir en el desayuno son:

   - Galletas y bollería, porque son productos muy ricos en azúcar, harinas refinadas, y grasas de mala calidad. Su interés nutricional es nulo y no son recomendables en ninguna edad ni situación. La alternativa dulce saludable: tostadas de pan integral con crema de cacahuete sin azúcar, rodajas de plátano y canela.

   - Embutidos y fiambre ya que las carnes procesadas se relacionan con un mayor riesgo de producir algunos tipos de cáncer. El consejo es eliminarlas de la dieta, o al menos reducir su consumo al máximo. Tampoco aportan ningún beneficio que no podamos obtener de alimentos exentos de riesgo, así que no está justificada su inclusión en la dieta infantil. Alternativa saludable para el bocadillo: pechuga de pollo en láminas o desmenuzada, lonchas de tofu ahumado y heura.

   - Mermelada. Es azúcar en su mayor parte. La cantidad de fruta que contiene es ínfima y ese pequeño porcentaje no justifica su consumo. Alternativa saludable: compota de fruta sin azúcar, puede ser de manzana, fresas, o frutos rojos, por ejemplo. Sólo hay que cocer la fruta, triturarla y conservarla en la nevera. Podemos darle consistencia con semillas de chía o lino molidas que, al enfriarse, darán esa textura de gel propia de la mermelada.

   - Cacaos azucarados. Es casi todo azúcar. En concreto en torno al 70% de su peso, con pequeñas variaciones según la marca. Es azúcar pintado de marrón. Alternativa saludable para la leche: cacao puro, cereales solubles, canela o nada.

   - Batidos lácteos. Los batidos de chocolate o vainilla ganaron mucha popularidad y muchas familias los adoptaron como opción de desayuno o merienda, pero su contenido en azúcar supera con mucho incluso a la leche con cacao azucarado que podemos preparar en casa. Es beberse una chuche. Alternativa saludable: minibricks de leche sola o de bebida vegetal sin azúcar, o botellita de agua.

ALIMENTOS QUE SON BUENA OPCIÓN DURANTE EL DESAYUNO

   Lucía Martínez apunta por ejemplo como buena opción para el desayuno un vaso de leche sin cacao, yogur natural con tostada integral con tomate y aceite oliva, mientras que Aitor Sánchez se decanta por la leche con avena, o un huevo cocido con palitos de zanahoria, un plátano. Además de estos, también se encontrarían:

   - Lactancia materna.

   - Fruta fresca. Mejor local y de temporada.

   - Frutos secos. En menores de 3 años se darán molidos por riesgo de atragantamiento o bien en crema. Hay que elegirlos crudos o tostados, no fritos y sin sal.

   -Huevo. Hervido. Pochado, a la plancha, pasado por agua, en tortilla o revuelto.

   -Tofu. A la plancha, en lonchas, o en forma de revuelto.

   - Aceite de oliva virgen extra sobre una tostada integral, o para hacer huevos o tofu a la plancha, o bien para aliñar con un poco de chocolate negro de más del 85% de cacao.

   - Hortalizas. Tomate rallado o en rodajas. Rodajas de pepino, zanahorias, rabanitos o tiras de pimiento.

ALIMENTOS QUE SON BUENA OPCIÓN, SI SE ELIGEN BIEN

   Por otro lado, estos especialistas señalan que hay determinados productos que si se eligen bien pueden ser una buena opción para el desayuno:

   - Papilla. Las industriales en caja para bebé no son una buena opción. Se pueden hacer papillas con fruta, con cremas de frutos secos, con harinas de distintos cereales, con copos de avena tipo 'porridge'.

- Pan. Debe ser integral.

   - Leche. Será entera puesto que en pequeños no hay que restringir la grasa.

   - Cereales de caja. Suelen llevar grandes cantidades de azúcar. Sí son buenas opciones la avena, los copos de maíz tostados o el arroz inflado.

- Yogur. Que sea natural. Los de sabores no son alimento saludable porque llevan azúcar añadido, 10-12 gramos por cada 125 gramos del envase.

   -Queso. Hay que evitar los quesos fundidos en lonchas o en porciones como los quesitos. Es mejor el queso fresco, el requesón, o el queso semi de calidad.

   -Mantequilla. Es preferible a la margarina. Siempre es mejor el aceite de oliva. Hay otras alternativas para untar como el hummus, la crema de cacahuete o frutos secos, el aguacate, por ejemplo.

   -Bebidas vegetales: hay que elegir las sin azúcar y evitar las de arroz en niños pequeños por su alto contenido en arsénico.

   A pesar de todas las opciones que ofrecen hay niños que aún así es prácticamente imposible darles de desayunar. "No pasa nada si no desayunan", valoran estos expertos en nutrición, de hecho, resaltan que "es mejor que un niño vaya sin desayunar que habiendo desayunado alimentos insanos" ya que un niño sano que ha cenado bien creen que puede aguantar perfectamente hasta la hora del recreo en ayunas, y es que muchos niños no tienen hambre a primera hora del día.

Contador

Lo más leído