3 de diciembre de 2015

Contra la obesidad, porciones más pequeñas

Contra la obesidad, porciones más pequeñas
GETTY//BOPAV

MADRID, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

La reducción del tamaño de las porciones de los alimentos podría ayudar a combatir la obesidad, afirman expertos en la edición de esta semana de 'BMJ'.

Estos expertos, entre ellos la doctora Theresa Marteau, de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, y sus colegas, recientemente publicaron una revisión Cochrane en la que demostraron que eliminar por completo las porciones más grandes podría reducir el consumo de energía diaria consumida entre un 12 y un 16 pro ciento entre los adultos de Reino Unido y de un 22 a un 29 por ciento entre los adultos estadounidenses.

A raíz de esto, estos expertos debaten sobre los cambios de normativas que es probable que se requieran para reducir el tamaño, la disponibilidad y el atractivo de grandes porciones de comida y bebida que podrían ayudar a rebajar el consumo excesivo y prevenir la obesidad. En concreto, sugieren reducir los tamaños de las porciones de alimentos y bebidas que contienen altas cantidades de calorías como una porción estándar única para confitería, patatas fritas y pasteles.

Disminuir la disponibilidad de porciones y paquetes de grandes tamaños, por ejemplo, mediante la eliminación del tamaño de la porción más grande de bebidas, así como ubicar las porciones más grande de manera menos accesible en las tiendas y cafeterías son otras de sus propuestas. También abogan por restringir las prácticas de fijación de precios que permiten que porciones y paquetes de grandes tamaños cuesten menos en términos relativos que los más pequeños y las promociones de precios en porciones y paquetes grandes.

Destacar el tamaño de una sola porción en los envases, limitar porciones y paquetes grandes en los anunciones, hacer vajillas más pequeñas, incluyendo platos, tazas, vasos y cubiertos, con una única opción para el autoservicio de alimentos y bebidas. También abogan por vajillas que fomenten bocados más pequeños, como platos de poca profundidad y vasos y cubiertos con lados rectos, además de adaptar los precios de las vajillas en relación con el tamaño.

A su juicio, ejecutar intervenciones sobre tamaño de la porción será más fácil en las organizaciones del sector público, como escuelas, hospitales, bases militares y prisiones, que en la industria. Reconocen que estos cambios "plantean grandes desafíos" y que sugieren una combinación de medidas reglamentarias y no reglamentarias que pueden dificultar que la industria alimentaria los realice sin una regulación.

Además, estos expertos dicen que la reducción del tamaño de las porciones puede significar que remontarse a los tamaños de porción y artículos similares a los de la década de 1950, con cambios que pueden incluso implicar reducciones de más del 50 por ciento para algunos productos energéticos densos. Esto es "mucho mayor que la reducción de aproximadamente el 5 por ciento actualmente ofrecida y negociada con la industria alimentaria", como parte de 'UK's Public Health Responsibility Deal'.

Estos expertos añaden que "desincentivos o sanciones por la no participación en acuerdos voluntarios también pueden ayudar" y que las intervenciones también deben tener en cuenta las innovaciones de la industria que pueden superar los efectos previstos de los enfoques políticos.