Un componente de las uvas y el vino tinto podría ayudar a prevenir el cáncer de pulmón causado por el tabaco

Un componente de las uvas y el vino tinto podría ayudar a prevenir el cáncer de pulmón causado por el tabaco
3 de octubre de 2018 KITO32/PIXABAY - ARCHIVO

MADRID, 3 Oct. (EUROPA PRESS) -

El resveratrol, un componente de las uvas y el vino tinto, podría ayudar a prevenir el cáncer de pulmón causado por el tabaco, según ha mostrado una investigación realizada en ratones por científicos de la Universidad de Ginebra (Suiza) y que ha sido publicada en la revista 'Scientific Reports'.

Para alcanzar esta conclusión, los investigadores analizaron durante 26 semanas a cuatro grupos de ratones. El primer grupo (control) no recibió tratamiento con carcinógeno ni con resveratrol; el segundo recibió solo el carcinógeno; el tercero recibió tanto el carcinógeno como el tratamiento; y al cuarto sólo se le suministró el tratamiento.

De esta forma, los científicos observaron una disminución del 45 por ciento en la carga tumoral de los ratones tratados. Asimismo, al comparar los dos grupos que no fueron expuestos al carcinógeno, el 63 por ciento de los ratones tratados no desarrollaron cáncer, en comparación con solo 12, 5 por ciento de los ratones no tratados.

"Por lo tanto, el resveratrol podría desempeñar un papel preventivo contra el cáncer de pulmón", han comentado los expertos, quienes han avisado de que este componente no parece adecuado para prevenir el cáncer de pulmón cuando se ingiere, ya que se metaboliza y se elimina en cuestión de minutos y, por lo tanto, no tiene tiempo para llegar a los pulmones.

"Por eso, nuestro desafío fue encontrar una formulación en la que el resveratrol pudiera solubilizarse en grandes cantidades, aunque sea poco soluble en agua, para permitir la administración nasal. Esta formulación, aplicable a los humanos, permite que el compuesto llegue a los pulmones", ha matizado el primer autor del trabajo, Aymeric Monteillier.

La concentración de resveratrol obtenida en los pulmones después de la administración nasal de la formulación fue 22 veces mayor que cuando se toma por vía oral, lo que, a juicio de los expertos, de debe a que el mecanismo de quimioprevención está probablemente relacionado con la apoptosis, un proceso por el cual las células programan su propia muerte y de las cuales las células cancerosas escapan.

"Este descubrimiento tiene, lamentablemente, poco interés económico para los grupos farmacéuticos. La molécula es realmente simple y no patentable, y los estudios de prevención del cáncer requieren un seguimiento durante muchos años", han zanjado los expertos.