27 de diciembre de 2017

El chocolate, fuente principal de azúcares añadidos en la alimentación infantil

El chocolate, fuente principal de azúcares añadidos en la alimentación infantil
PIXABAY

MADRID, 27 Dic. (EUROPA PRESS) -

El chocolate es uno de los alimentos preferidos de los niños, y de los no tan niños, y para una inmensa mayoría de la población es difícil resistirse a un bombón, una chocolatina o una copa de helado de chocolate, pero también es la fuente alimentaria que más azúcares añadidos aporta a los niños de entre 9 y 12 años, por lo que debe ser consumido con moderación.

Según recoge el estudio 'Ingesta dietética en azúcares y fuentes en la población española', realizado por Anibes, este alimento aporta el 22,7% del total de los azúcares añadidos a la alimentación diaria de los niños.

Infinidad de estudios han venido demostrando en los últimos años los beneficios nutricionales del cacao que hace miles de años ya tomaban los mayas, pero es preciso distinguir entre el consumo de ese alimento o del chocolate puro y el de los productos preparados industriales ricos en azúcar y grasas, por lo que la responsabilidad ha de primar a la hora de cumplir los deseos chocolateros de los niños y los padres deben controlar los valores nutricionales del producto y promover un consumo responsable.

El estudio científico de Anibes apunta a una directriz de la OMS que recomienda, tanto para adultos como para niños, que la contribución de los azúcares añadidos sea menor del 10% de la ingesta total de energía y advierte de que los niños de entre nueve y doce años y también los adolescentes de entre 13 y 17 son los más propensos a exceder esa recomendación.

Las diferencias entre el consumo, y con ello el aporte de azúcares, por parte de niñas y niños apenas es notable; en el caso de las primeras el chocolate aporta un 23,70% de azúcares añadidos y en el de los niños ese aporte es del 22,10%.

Conocido es que el exceso de azúcar en la alimentación causa obesidad infantil y, con ello, la posibilidad de que se sufran los problemas derivados del exceso de azúcar en sangre. No en vano hasta hace poco tiempo, se consideraba que la diabetes tipo 2 era un problema propio de la salud de los adultos aunque se comprueba que cada vez hay más niños que lo padecen.

Más allá de ellos, una ingesta excesiva de procesados de chocolate también afecta a la salud bucodental incrementando la presencia de caries e incluso al comportamiento de los niños como consecuencia de la hiperactividad o los problemas de concentración.

Consciente de los problemas derivados de un consumo excesivo de azúcar, el Gobierno ultima junto con la industria, el primer Plan de Colaboración para la Mejora de la Composición de Alimentos y Bebidas en España 2017-2020, que contempla la reducción paulatina en un periodo de tres años del 10 por ciento del azúcar, la sal y las grasas de los productos de la cesta de la compra, toda vez que los alimentos con alto contenido en estos grupos suponen el 64 por ciento de las calorías totales que se aportan en la cesta de la compra.