13 de mayo de 2014

Casi un 40% de los madrileños admite haber sufrido una intoxicación alimentaria, la mayoría fuera del hogar

MADRID, 13 May. (EUROPA PRESS) -

El 39 por ciento de los madrileños admite haber sufrido alguna vez una intoxicación alimentaria, y de ellos un 74 por ciento asegura que se produjo fuera del hogar y como resultado del consumo de marisco u otros pescados cocinados y crudos, según un estudio realizado por Eroski Consumer.

Para la realización este estudio se ha encuestado a más de 800 personas de 17 comunidades autónomas sobre sus hábitos en la compra, almacenamiento y preparación de los alimentos. De ellas, 140 encuestas se han realizado en la Comunidad de Madrid, donde siete de cada diez encuestados han sido mujeres. En este sentido, las mujeres, según Eroski Consumer, continúan siendo en su mayoría "las encargadas de los procesos de compra y preparación de los alimentos".

Para determinar el grado de seguridad alimentaria en los distintos momentos en los que se produce una interacción entre el consumidor y el alimento, Eroski puntuó sus hábitos de 0 a 10 puntos. Además, propuso un pequeño cuestionario para saber qué credibilidad le otorgaban a algunos mitos sobre la seguridad alimentaria.

Los encuestados madrileños alcanzaron una nota media final de 6,3 puntos --cerca de la media general del estudio, un 6,4--. Es decir, el grado de seguridad alimentaria en los hogares de la Comunidad Madrileña "es bueno, pero se siguen cometiendo infracciones".

Por apartados, mientras la planificación de la compra y la preparación de los alimentos se valoró con un 'bien' y un 'muy bien' respectivamente, se hallaron un mayor número de conductas de riesgo en la compra de productos alimentarios --el nivel de seguridad alimentaria se quedó en un 'aceptable'--, así como en su almacenamiento en el hogar, con un 'regular'. Los madrileños encuestados "conocen la teoría" y en líneas generales "hacen caso omiso" de los falsos mitos que circulan sobre la seguridad alimentaria, este apartado se valoró con un 'muy bien'.

1 DE CADA 3 MADRILEÑOS SIGUE "UN ORDEN" EN SU COMPRA

En el establecimiento de compra, mantener un orden es "fundamental" para no romper la cadena de frío y prolongar la calidad y buen estado sanitario de los alimentos. Normalmente, los productos no suelen estar distribuidos en un orden lógico para la seguridad alimentaria, sino que esta cuestión responde a otros criterios.

En este sentido, "solo uno de cada tres encuestados en la región habitualmente sigue un orden establecido en su compra". Lo recomendable es comenzar adquiriendo los productos no alimentarios y después los alimentos que no necesitan frío para su conservación. Luego, se tomarán los refrigerados, más tarde los congelados y por último, las comidas de consumo inmediato. Una clasificación que aplica "únicamente el 17 por ciento de los madrileños" encuestados.

Eroski Consumer señala que también es importante llevar un orden en el carro. Los alimentos deben estar separados de los productos de limpieza y nunca ha de colocarse la carne o el pescado crudo sobre otros alimentos. En la encuesta, "dos de cada cinco madrileños entrevistados clasifica siempre los diferentes productos dentro de la cesta". Por otra parte, en el mantenimiento de la cadena de frío, juegan un papel importante las bolsas isotérmicas. "El 64 por ciento de los encuestados en la Comunidad las utiliza".

SOLO EL 12% COLOCA ADECUADAMENTE LOS ALIMENTOS EN EL FRIGORÍFICO

En el frigorífico, también es "primordial" clasificar los alimentos correctamente para evitar que se contaminen unos a otros. Eroski preguntó en qué lugar colocaban los entrevistados madrileños los productos lácteos, las verduras y frutas, los alimentos crudos y las bebidas, y "sólo un 12 por ciento de ellos lo hacía de manera correcta": los lácteos y alimentos crudos en el estante central, las verduras y frutas en el verdulero y las bebidas en la puerta.

Asimismo, con el congelador hay que tener mucho cuidado porque también se producen malas prácticas. Un "47 por ciento de los madrileños" entrevistados nunca apunta la fecha de congelación cada vez que introduce el producto en el congelador, y "uno de cada tres conserva allí productos congelados desde hace más de medio año".

CASI EL 80% DESCONGELA LOS PRODUCTOS A TEMPERATURA AMBIENTE

A pesar de ser "totalmente desaconsejable", un "79 por ciento de los madrileños encuestados descongela los productos a temperatura ambiente". Un acto que facilita el crecimiento de microorganismos y aumenta las pérdidas de agua y de nutrientes. Incluso otro "9 por ciento reconoce que alguna vez ha vuelto a congelar un alimento descongelado previamente", algo "totalmente prohibido".

Eroski Consumer ha recordado que los alimentos son necesarios, ya que son la "gasolina" del cuerpo. Sin embargo, en su conservación y preparación conviene ser "precavidos". En España, han recordado, se producen dos brotes toxiinfecciosos al día.

Los hogares son unos de los principales focos de infección, donde se producen al menos dos de cada cinco problemas alimentarios que causan estas intoxicaciones. El resto ocurren en lugares como restaurantes, hoteles, bares, instalaciones sanitarias, escuelas, guarderías, geriátricos, etc.