12 de febrero de 2014

Los niños mayores, clave para inculcar a los más pequeños una vida más saludable

Los niños mayores, clave para inculcar a los más pequeños una vida más saludable
FUNDACIÓ PERE TARRÉS

NUEVA YORK, 12 Feb. (Reuters/EP) -

Investigadores de la Universidad de Manitoba en Winnipeg, Canadá, aseguran que los niños mayores pueden contribuir a ayudar a que sus compañeros más jóvenes coman mejor, realicen más actividad física y, en definitiva, lleven una vida más saludable.

Así se desprende de los resultados de un estudio publicado en el último número de 'JAMA Pediatrics', después de que un grupo de alumnos de primaria participara en un programa de hábitos saludables impartido por compañeros más mayores.

En el programa, llamado 'Amigos saludables', los niños recibían información sobre alimentación, actividad física y la imagen corporal relacionada con una vida saludable, y los autores aseguran que podría ayudar a reducir las tasas cada vez más elevadas de obesidad infantil.

El estudio, dirigido por el investigador Jonathan McGavock se basó en un modelo implantado por la University of British Columbia, e incluía 21 lecciones que arrancaron en otoño 2009. De inicio participaron 647 estudiantes de 19 centros educativos, de los que nueve fueron elegidos para participar como grupo control y no participar en este programa.

Aproximadamente la mitad de los estudiantes que asistieron a estos cursos pertenecían al ámbito rural y el 36 por ciento tenía sobrepeso u obesidad.

Al inicio del estudio, los investigadores midieron su perímetro abdominal, calcularon su índice de masa corporal y analizaron la actividad física y otros factores como su autoestima, su conocimiento de una vida saludable.

Los profesores de cada centro fueron formados para poder impartir el programa a sus alumnos de 9 a 12 años, que luego tuvieron que transmitir la información recibida a sus compañeros de entre 6 y 8 años.

Al final de curso, 584 estudiantes habían completado el programa y, sorprendentemente, vieron que los niños más pequeños del programa habían perdido de media entre tres y cuatro pulgadas de perímetro de cintura. "Y eso es importante porque es un factor de riesgo importante para la diabetes tipo 2 y otras enfermedades crónicas", dijo McGavock.

La cintura de los niños más mayores también se redujo, pero el efecto fue menor, algo que los autores atribuyen al azar, mientras que tampoco hubo diferencias significativas con el grupo control.

Asimismo, los investigadores vieron que los niños que participaron en el programa 'Amigos saludables' también mostraron cambios positivos en su autoestima. "El programa fue particularmente eficaz", dijo McGavock, a pesar de que no se observaron cambios en el índice de masa corporal o la práctica de ejercicio.

"Cuando los niños enseñan a otros niños a ser más saludables que son más propensos a continuar con la práctica de estilos de vida más saludables a sí mismos", según ha añadido a Reuters Stephen Pont, presidente de la sección de Obesidad de la Academia Americana de Pediatría.

Para leer más