22 de mayo de 2020

Beneficios de una dieta rica en lácteos

Beneficios de una dieta rica en lácteos
Lácteos. - FCAFOTODIGITAL/ GETTY - ARCHIVO

MADRID, 22 May. (EUROPA PRESS) -

Comer al menos dos porciones diarias de lácteos está relacionado con menores riesgos de diabetes y presión arterial alta, así como con el grupo de factores que aumentan el riesgo de enfermedad cardiovascular (síndrome metabólico), encuentra un gran estudio internacional publicado en línea en la revista 'BMJ Open Diabetes Research & Care'.

Las asociaciones observadas fueron más fuertes para los productos lácteos con toda la grasa, indicaron los hallazgos del estudio, realizado por el doctor Andrew Mente, del Instituto de Investigación de Salud de la Población, Ciencias de la Salud de Hamilton y Universidad McMaster, en Canadá.

Investigaciones anteriores han sugerido que una mayor ingesta de lácteos se asocia con un menor riesgo de diabetes, presión arterial alta y síndrome metabólico. Pero estos estudios han tendido a centrarse en América del Norte y Europa, excluyendo otras regiones del mundo.

Para ver si estas asociaciones también se pueden encontrar en una gama más amplia de países, los investigadores recurrieron a personas que participaron en el estudio de Prospectiva de Epidemiología Rural Urbana (PURE).nstituto de Investigación de Salud de la Población, Hamilton Health Sciences y McMaster University, Hamilton, Ontario, Canadá.

Todos los participantes tenían entre 35 y 70 años y procedían de 21 países: Argentina, Bangladesh, Brasil, Canadá, Chile, China, Colombia, India, Irán, Malasia, Palestina, Pakistán, Filipinas, Polonia, Sudáfrica, Arabia Saudita, Suecia, Tanzania, Turquía, Emiratos Árabes Unidos y Zimbabwe.

La ingesta dietética habitual durante los 12 meses anteriores se evaluó mediante cuestionarios de frecuencia alimentaria. Los productos lácteos incluían leche, yogurt, bebidas de yogur, queso y platos preparados con productos lácteos, y se clasificaron como llenos o bajos en grasa (1-2%). La mantequilla y la crema se evaluaron por separado, ya que no se comen comúnmente en algunos de los países estudiados.

También se recopiló información sobre el historial médico personal, el uso de medicamentos recetados, el nivel educativo, el tabaquismo y las mediciones de peso, altura, circunferencia de la cintura, presión arterial y glucosa en sangre en ayunas.

Los datos sobre los cinco componentes del síndrome metabólico estaban disponibles para casi 113.000 personas: presión arterial por encima de 130/85 mm Hg; circunferencia de la cintura por encima de 80 cm; bajos niveles de colesterol (beneficioso) de alta densidad (menos de 1-1.3 mmol / l); grasas en la sangre (triglicéridos) de más de 1.7 mmol / dl; y glucosa en sangre en ayunas de 5,5 mmol /l o más. El consumo diario promedio total de lácteos fue de 179 gramos. Unas 46.667 personas tenían síndrome metabólico, definido como tener al menos 3 de los 5 componentes.

Los lácteos totales y los lácteos enteros, pero no los lácteos bajos en grasa, se asociaron con una menor prevalencia de la mayoría de los componentes del síndrome metabólico, con el tamaño de la asociación más grande en aquellos países con ingestas lácteas normalmente bajas.

Al menos 2 porciones al día de productos lácteos totales se asociaron con un riesgo 24% menor de síndrome metabólico, aumentando al 28% solo para productos lácteos con toda la grasa, en comparación con la ingesta diaria de lácteos.

Se realizó un seguimiento de la salud de casi 190.000 participantes durante un promedio de nueve años, durante los cuales 13.640 personas desarrollaron presión arterial alta y 5.351 desarrollaron diabetes.

Al menos 2 porciones al día de productos lácteos totales se asoció con un riesgo 11-12% menor de ambas afecciones, aumentando a un riesgo 13-14% menor para 3 porciones diarias. Las asociaciones fueron más fuertes para las grasas completas que para los lácteos bajos en grasas.

Este es un estudio observacional, y como tal no puede establecer la causa. Sin embargo, los investigadores sugieren que "si los hallazgos se confirman en ensayos suficientemente grandes y a largo plazo, el aumento del consumo de lácteos puede representar un enfoque factible y de bajo costo para reducir el síndrome metabólico, la hipertensión, la diabetes y, en última instancia, los eventos de enfermedades cardiovasculares en todo el mundo".

Contador

Lo más leído