27 de mayo de 2019

Los alergólogos recuerdan que "no es lo mismo" intolerancia a lactosa que alergia a la proteína de la leche de vaca

Tras la muerte de una niña de 5 años en Palma de Mallorca por un helado

Los alergólogos recuerdan que "no es lo mismo" intolerancia a lactosa que alergia a la proteína de la leche de vaca
GETTY - ARCHIVO

MADRID, 27 May. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) ha recordado que "no es lo mismo" intolerancia que alergia a los alimentos. "La persona intolerante no puede metabolizar adecuadamente el alimento y presenta síntomas digestivos ante su ingestión, sin participación del sistema inmunológico. La alergia puede producir una reacción anafiláctica que si no se atiende de manera urgente puede producir el fallecimiento", añaden.

Así lo explican con motivo del fallecimiento el pasado viernes de una menor de 5 años en Palma de Mallorca por ingerir un helado, presuntamente por ser alérgica a la lactosa. "En el caso de la intolerancia a la lactosa, la persona experimenta dolor abdominal (cólico u otros) y diarrea tras la toma de leche, pero tolera la ingestión de yogures o quesos curados, mientras que el alérgico a las proteínas de la leche no tolera la toma de ningún producto lácteo y los síntomas no se limitan al aparato digestivo. Diferentes síntomas, diferente gravedad", detallan.

Los alergólogos argumentan que los síntomas de una reacción alérgica aparecen en las dos horas siguientes a la ingestión del alimento, y que la gravedad varía en función de la cantidad de alérgeno ingerido, sensibilidad de la persona, y factores externos como el asma, el ejercicio físico o el consumo de analgésicos o alcohol. "Aunque suelen ser leves, las reacciones a alimentos causan entre el 10 y el 50 por ciento de las anafilaxias tratadas en Urgencias, y los más frecuentemente implicados son el huevo, la leche, frutas y frutos secos", aseguran.

Por el contrario, señalan que en las intolerancias los síntomas pueden aparecer más lentamente y suelen ser náuseas, diarrea, dolor abdominal, cólico, cefalea o sensación de mareo y calor. "A diferencia de las alergias, se pueden consumir pequeñas cantidades del alimento o componente sin que den síntomas o haya peligro", justifican.

Contador

Lo más leído