30 de enero de 2020

El tipo de mama de cada mujer predice el riesgo de sufrir un cáncer y la dificultad para detectarlo

El tipo de mama de cada mujer predice el riesgo de sufrir un cáncer y la dificultad para detectarlo
Imagen de una mamografía para detectar cáncer de mama - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / OKSANA KRASYUK

MADRID, 30 Ene. (EUROPA PRESS) -

El tipo de mama de cada mujer puede predecir el riesgo de padecer un cáncer e incluso la dificultad para su detección, según ha afirmado la jefa del Servicio de Radiología de la Mama en MD Anderson Cancer Center Madrid, la doctora Silvia Pérez Rodriguez.

La especialista explica que actualmente existe un sistema llamado BI-RADS (Breast Imaging Reporting and Data System) que no solo facilita la interpretación y la comunicación de los resultados de una mamografía o ecografía mamaria, sino que también permite clasificar las mamas según su densidad (cantidad de grasa o tejido mamario) en cuatro grupos.

CLASIFICACIÓN DE TIPOS DE MAMA Y DETECCIÓN

El tipo A se corresponde con una mama grasa, en la que predomina la grasa sobre el tejido mamario, por lo que el diagnóstico es "muy sencillo". El tipo B responde a una mama grasa con "densidades fibroglandulares dispersas", que al igual que en el caso anterior presenta un predominio de grasa frente al tejido mamario, que no es denso. El tipo C es una mama heterogéneamente densa, que puede dificular la detección de los bultos que podrían ser malignos. Por último, el tipo D es una mama muy densa, con tejido extremadamente denso, que sería el caso más difícil de diagnosticar.

"Los tipos de mama C y D tienen hasta cinco veces más riesgo de padecer un cáncer de mama que las A y B y más riesgo de que, cuando aparezca, no sea detectado a tiempo debido a la densidad de su tejido", ha destacado la doctora Pérez Rodrigo.

Según explica, el tipo de mama más densa es más común en jóvenes, donde además los tumores son de rápido crecimiento, por lo que es recomendable un seguimiento anual.

La mamografía permite detectar el cáncer "cuando todavía no se toca", porque cuando es palpable normalmente quiere decir que se encuentra en un estadio más avanzado y de peor pronóstico, que requiere tratamientos más agresivos.

Sin embargo, en esta "fase temprana" de la detección se enfrentan más dificultades para encontrar posibles anomalías, sobre todo en el caso de un tipo de mama densa. "Cuando se tiene este tipo de mama es conveniente añadir alguna otra prueba a la mamografía, como por ejemplo la ecografía o una resonancia magnética", ha puntualizado la doctora.

La detección temprana permitiría diagnosticar la enfermedad incluso antes de que apareciera cualquier síntoma, lo que permitiría asignar a la paciente un tratamiento más sencillo y la vez más efectivo. "Es fundamental conocer el tipo de mama, porque permite conocer el riesgo individual de cada persona y, así, es posible la recomendación de un seguimiento personalizado para cada mujer", ha concluido.

NO SIEMPRE HAY ANTECEDENTES FAMILIARES

Según datos de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), en España se diagnostican más de 32.500 casos nuevos de cáncer de mama deda año, lo que lo convierte en el tipo de cáncer más frecuente en mujeres. La incidencia de la enfermedad ha aumentado sobre todo por factores relacionados con el estilo de vida, como la obesidad, el estrés o el sedentarismo.

Su detección precoz es posible gracias a las mamografías periódicas y también se ha logrado una mejora en los tratamientos, lo que ha colocado a España como uno de los países europeos con la tasa de mortalidad más baja por esta enfermedad.

No obstante, si bien el riesgo de padecer cáncer de mamá puede estar influido por mutaciones u otros síndromes genéticos, además de por antecedentes familiares y personales, un gran porcentaje de los tumores detectados no provienen de ninguna relación familiar.

Por esta razón, desde MD Anderson Cancer Center Madrid consideran "fundamental" el cribado de cáncer de mama no solo según la edad sino también por tipo de mama.

Para leer más


Lo más leído en Mujer