Relaciones sexuales en la mujer: ¿cuándo empezar, cuándo interrupirlas, cuándo retomarlas?

Relaciones sexuales en la mujer: ¿cuándo empezar, cuándo interrupirlas, cuándo retomarlas?
13 de enero de 2019 GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / SANTIAGO NUNEZ

MADRID, 13 Ene. (EDIZIONES) -

La sexualidad se considera importante para el desarrollo y bienestar de la persona. Su inicio es cada vez más temprano y, en el caso de la mujer, existen circunstancias o momentos a lo largo de la vida sexual que hacen que esa actividad sexual convenga paralizarla por un tiempo.

Muchos factores influyen a la hora de que una chica o mujer esté preparada para iniciar su vida sexual, y no todas las mujeres están preparadas en el mismo momento, según indica en una entrevista con Infosalus la doctora Lola Gómez Roig, jefa del servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Sant Joan de Deu de Barcelona.

"Es un conjunto donde intervienen varios factores y para el inicio de las relaciones sexuales es muy importante que la mujer presente un buen desarrollo anatómico, psicológico, tenga capacidad de establecer relaciones interpersonales junto a la influencia que tenemos todos sociocultural", explica la también miembro de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO).

Empezando por la adolescencia, la doctora Gómez señala que no existe una edad propicia o determinada para iniciar las relaciones. "Como médicos recomendamos que estos aspectos antes mencionados estén lo más maduros posibles. En la adolescencia precoz, entre los 10-14 años, la chica no está desarrollada anatómicamente ni psicológicamente, por lo que no se suele recomendar el inicio de relaciones. En la adolescencia tardía, entre los 15-18 años, se ve que la frecuencia en la que las mujeres inician sus relaciones es mayor, aunque no siempre se está preparada", afirma la experta.

Aquí ve crucial el papel de la educación familiar, y si hace falta profesional, a la hora de prevenir un embarazo no deseado, así como las enfermedades de transmisión sexual, un aspecto del que apenas suelen ser conscientes, y de virus como el del papiloma humano, por ejemplo, así como a que a la niña no le afecte psicológicamente el haber mantenido una relación sexual.

En este sentido, destaca que el consejo médico además es que las chicas acudan al ginecólogo al iniciar sus relaciones sexuales, no cuando les viene la regla, según precisa la también profesora en la Universidad de Barcelona.

En la edad adulta, en la época reproductiva, la doctora Gómez indica que una persona puede tener sus relaciones con cautela y siempre que quiera, pero nunca dejando de lado la anticoncepción. "Todo dependerá de la planificación familiar y de si existe una pareja estable", añade la también presidenta de la sección de Medicina materno fetal de la Sociedad catalana de Obstetricia y Ginecología.

CUÁNDO PUEDE CAMBIAR LA SEXUALIDAD EN LA MUJER

Sobre los momentos en los que la sexualidad de la mujer puede verse afectada apunta en primer lugar al embarazo, aunque subraya que si se trata de una gestación de bajo riesgo y no hay ninguna enfermedad acompañante no hay problema a la hora de que una mujer mantenga relaciones sexuales. "Lo único es que si aparece algún factor de riesgo, como prematuridad, el médico le podría aconsejar que dejara de tener relaciones", puntualiza la ginecóloga.

Después del parto recuerda que siempre se recomienda un tiempo de cuidado personal, la conocida como 'cuarentena' (unos 40 días), un periodo que el cuerpo necesita para recuperarse y que el tamaño del útero vuelva a ser normal después de los más de 9 meses de gestación. Aquí resalta que tras el parto o la cesárea el cuello del útero ha estado también dilatado, por lo que se presenta mayor riesgo de infección por culpa de las relaciones durante las semanas posteriores.

Sucede lo mismo con las cirugías ginecológicas, momento en el que también es mejor no tener relaciones sexuales, por ejemplo tras una histerectomía o extirpación del útero, o tras una histeroscopia quirúrgica para por ejemplo extraer un pólipo. "Hay que paralizar las relaciones tres o cuatro semanas tras una intervención que incluya cirugía de órganos genitales internos (vagina, cuello uterino, o útero) para evitar infecciones", añade, a la vez que menciona al aborto o legrado, donde deben 'descansarse' de 3 a 4 semanas también.

La menopausia es otra fase la vida sexual de muchas mujeres, según reconoce Gómez, en la que disminuyen las hormonas, en consecuencia disminuye la libido, y aparece la sequedad vaginal (que suele producir dolor vaginal o molestias en las relaciones).

Por ello, lamenta que muchas mujeres se sientan mal y presenten problemas psicológicos ya que las relaciones sexuales se suelen reducen, al no haber esa apetencia por la falta de hormonas, y además porque se puede sufrir dolor con las relaciones debido a esa sequedad vaginal.

En cuanto al infarto de corazón, la ginecóloga señala que mientras la mujer esté perfectamente controlada por su especialista, así como medicada, y el facultativo no se lo haya prohibido, no existiría ningún problema en que la mujer mantuviera sus relaciones.

"Se ha visto que la relación sexual implica unos cambios hemodinámicos, es como hacer ejercicio de categoría moderada-leve, aunque todo depende de la intensidad de la relación, pero suele implicar cambios hemodinámicos y estrés comparable a un ejercicio físico por lo que es muy importante en personas que tienen problemas de corazón, igual que cuando hagan ejercicio, que estén bien controladas y medicadas", sentencia.

Contador