¿Se podrán predecir los partos con exactitud?

¿Se podrán predecir los partos con exactitud?
3 de agosto de 2018 GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / NATALIA DERIABINA

MADRID, 3 Ago. (EDIZIONES) -

En la especie humana la duración media de la gestación es de 280 días, comenzando a contar desde el primer día del último ciclo menstrual, lo que equivale a unas 40 semanas o a 10 meses lunares (de 28 días), según precisa la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO).

Clínicamente, está comprobado que el parto que ocurre en este tiempo tiene un menor riesgo para el feto. Se considera un parto 'a término' entre la 37 y la semana 42 de gestación. Los que tienen lugar antes se denominan 'pretérmino', con un feto 'prematuro', y los que suceden después, 'postérmino', con un feto 'postmaduro'.

Existe una cierta variabilidad en cuanto a la predicción del momento en el que se producirá el parto y es por eso que clínicamente se habla de 'fecha posible de parto', como una referencia en la que la gestación cumple 40 semanas.

No se conoce con exactitud cuál es la causa que desencadena el parto en la mujer. Desde el punto de vista clínico se considera que el parto se inicia cuando se producen contracciones rítmicas, progresivas en intensidad y duración, y que además son dolorosas. Para considerar que se ha iniciado el parto, las contracciones deben ser, al menos de mediana intensidad, y deben producirse dos o más en el intervalo de 10 minutos.

Otra manera de conocer si se ha iniciado el parto es mediante la exploración del cuello del útero. Se considera que el parto ha comenzado si a la exploración se encuentra el cuello blando, acortado en más de un 50% de su longitud inicial, y dilatado en más de dos o tres centímetros.

Ante la duda de si ha comenzado o no el parto es preferible consultar siempre, según asegura la SEGO. Pero, ¿cómo se desencadena el complejo mecanismo del parto?¿Algún día la Ciencia será capaz de asegurar el momento exacto del parto?

En 2015 un equipo de investigadores del Southwestern Medical Center de la Universidad de Texas (Estados Unidos) descubrió dos proteínas en los pulmones del feto que serían las responsables de desencadenar el parto. Hasta entonces estaban poco claras cuáles eran las señales químicas responsables de iniciar el alumbramiento.

SÓLO PREDECIR CON HORAS DE ANTELACIÓN

En una entrevista con Infosalus, el jefe de servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital San Rafael de Madrid, el doctor Joaquín Grande Gómez, señala que, a día de hoy, el parto se puede predecir de muchísimas formas, aunque con horas de antelación. Según indica, en el caso de los partos espontáneos, de los naturales, estos se desencadenan un poco a través de la madre y otro poco por el feto.

"Todo empieza a través del metabolismo de las prostaglandinas. El niño es el encargado de liberar más precursores de prostaglandinas, que entran en contacto con el líquido amniótico y con la placenta, que a su vez, sensibilizan el útero a la oxitocina", indica.

La SEGO establece en este sentido que el organismo de la madre influye en la duración de la gestación fundamentalmente por la producción de hormonas, especialmente la oxitocina. Ésta se produce en una glándula situada en el cerebro, la hipófisis, que actúa sobre el útero produciendo contracciones de sus fibras musculares. Según avanza la gestación, las fibras musculares del útero se vuelven más sensibles a la oxitocina y, por eso, en las últimas semanas de gestación se producen contracciones que suelen ser irregulares, poco dolorosas, y que no son capaces de producir cambios en el cuello del útero, pero que preparan al cuerpo para el parto, las contracciones de 'Braxton Hicks'.

En los últimos tiempos cobra un interés creciente el papel desempeñado por unas sustancias producidas en el organismo materno, las 'prostaglandinas', en el desencadenamiento del parto. Durante el embarazo las membranas fetales y la placenta son fuentes de producción de estas sustancias, así como de un factor inhibidor de las mismas. Estas sustancias tienen una potente acción sobre la fibra muscular produciendo las contracciones.

Según insiste el experto del Hospital San Rafael, el parto es progresivo, no es un momento, sino que se trata de un proceso que se va generando progresivamente a través de estos cambios. "A veces es un proceso con montañas rusas, es un poco complicado. No digo que no se pueda predecir con más exactitud en el futuro, hay muchos factores que se desconocen, pero hoy se ve difícil al corto plazo", aclara.

De hecho, el doctor Grande sostiene que en el parto intervienen numerosos factores que a día de hoy se desconocen, y pone el ejemplo de los partos de niños con déficit neurológicos, que son más lentos de lo habitual, les cuesta más ponerse de parto.