Las mujeres que más se someten a tratamientos de fertilidad tienen entre 35 y 44 años

Las mujeres que más se someten a tratamientos de fertilidad tienen entre 35 y 44 años
17 de diciembre de 2018 CLÍNICA MARGEN - ARCHIVO

MADRID, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

La mayoría de las mujeres que se someten a tratamientos de fertilidad tienen entre 35 y 44 años y, de las que más se realizan la fecundación in vitro se encuentran entre las de 35 y 39 años, en el caso de utilizar óvulos propios, o más de 40 años el caso de emplear ovocitos de donante.

Así se desprende del nuevo estudio de 'Sanitas Data Salud', que analiza los datos del Centro de Reproducción Asistida Sanitas Alcobendas entre 2014 y 2018, en colaboración con el equipo de Data&Analytics de la compañía.

El estudio consta de dos partes: por un lado, los usuarios pueden consultar cómo evoluciona el ciclo reproductivo de la mujer en función de ciertas variables como su edad, y por otro lado, presenta una herramienta interactiva basada en los datos analizados a través de la cual, las mujeres que se quieran someter a tratamientos de reproducción asistida obtienen una predicción de la conveniencia y del éxito de cada tratamiento en función de ciertas variables como la edad a la que quieren ser madres o el tiempo que llevan intentando quedarse embarazadas.

Así, según los datos del Centro de Reproducción Asistida de Alcobendas, la fecundación in vitro es la técnica de reproducción asistida más utilizada, especialmente a partir de los 35 años, y la que tiene una mayor tasa de éxito.

"No existe una técnica mejor que otra, sino que todo depende de las características y circunstancias de cada paciente y pareja. Hay que tener en cuenta que a la edad se suman otros factores que hay que considerar como el tiempo de infertilidad, los deseos de la pareja o los hábitos de vida que influyen en la efectividad de la técnica", ha dicho la ginecóloga del Centro de Reproducción Asistida del Centro Milenium Alcobendas de Sanitas, Ana Gaitero.

Además, prosigue, que hay que considerar todos esos factores para elegir el tipo de técnica elegida para cada caso. "Una alimentación poco adecuada, el sobrepeso, el estrés o el consumo de tabaco y alcohol pueden dificultar el proceso reproductivo de la población femenina y masculina. Es fundamental ponerse en manos de profesionales que ayuden en la mejora y promoción de hábitos de vida saludable", ha zanjado.