13 de marzo de 2015

Las mujeres hipertensas con diabetes u obesidad tienen más riesgo de infarto que los hombres

MADRID, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

La diabetes y la obesidad son dos de los factores más importantes de riesgo cardiovascular y, cuando se combinan, aumenta el riesgo de infarto de miocardio, especialmente en el caso de las mujeres, según han destacado durante la XX Reunión de la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA) que se celebra en Oviedo.

Este mayor riesgo femenino se debe a una mayor resistencia a la insulina y la liposidad abdominal, ha explicado la doctora Olga González durante la sesión plenaria de este congreso. No en vano, ha destacado que hasta el 45 por ciento de las mujeres de más de 40 años presentan obesidad abdominal, porcentaje que se eleva hasta el 70 por ciento en el caso de las mayores de 65 años.

"El primer objetivo en el tratamiento de la obesidad en diabetes debe ser no ganar más peso", ha destacado esta experta, que posteriormente ve clave dirigir los esfuerzos médicos hacia la "modificación del estilo de vida, no orientada únicamente a la pérdida de peso, sino al mantenimiento del mismo".

De hecho, se sabe que la reducción de entre un 5-10 por ciento del índice de masa corporal (IMC) reduce hasta un 30-40 por ciento la grasa viscera, directamente relacionada con el aumento del riesgo cardiovascular.

Por lo que "todo diabético debe someterse a la medida de perímetro abdominal" como indicador del aumento de riesgo cardiovascular, para aprovechar los tratamientos existentes que aunque, excluyendo la cirugía, no consiguen aún reducir peso pero "si ayudan a controlar la obesidad en diabetes y, por tanto, a no aumentar el riesgo cardiovascular".

Por otra parte, la doctora Nieves Martell, presidenta de la SEH-LELHA, presentó el documento de Consenso Español sobre Denervación Renal que ha elaborado de manera conjunta esta sociedad científica junto con la Sociedad Española de Hipertensión, la Sociedad de Medicina Interna (SEMI), la Sociedad de Nefrología (SEN), Sociedad de Radiología Vascular Intervencionista y Sección de Cardiología Intervencionista y de la Sociedad Española de Cardiología (SEC).

En dicha revisión se ha analizado todo el conocimiento existente hasta el momento en el campo de la denervación renal y recoge un análisis crítico del estudio Symplicity HTN-3, para poder hacer una serie de recomendaciones generales con respecto a esta práctica.

Según Martell, es importante tomar conciencia de que en la actualidad, y hasta que dispongamos de medios para medir la hiperactividad del sistema nervioso simpático", se están realizado denervaciones en pacientes seleccionados, pero con resultados dispares", ya que se asume que existe hiperactividad del sistema nervioso simpático por exclusión del resto de opciones".

Para leer más


Lo más leído en Mujer