16 de abril de 2015

La lactancia, ¿buena para dejar de fumar?

La lactancia, ¿buena para dejar de fumar?
GETTY//CLAUDIODIVIZIA

MADRID, 16 Abr. (INFOSALUS) -

   Los beneficios de la lactancia materna para el bebé son de sobra conocidos: promueve el desarrollo sensorial y cognitivo, además de proteger al bebé de enfermedades infecciosas y crónicas. Lo mismo ocurre con los beneficios que aporta a la madre: una pronta recuperación postparto, menor riesgo de padecer algunos tipos de cáncer y más tiempo sin menstruación, son algunos de los más conocidos.

   Ahora una nueva investigación, publicada en 'Nicotine and Tobacco Research', ha demostrado que la lactancia materna puede reducir la vuelta al tabaco tras el parto, algo que es bueno para la madre y, cómo no, bueno para el bebé; en definitiva, positivo para todos.

   Al parecer, el único predictor significativo de cambios en los comportamientos de fumar para las mujeres que durante el embarazo fue que, en aquellas que amamantaron a sus bebés, encontrando que las mujeres que lo hacen durante al menos 90 días fumaban menos en los meses después del parto que las que amamantaron durante un periodo más corto de tiempo o que no dieron pecho a sus bebés.

   Aunque un gran número de mujeres deja de fumar o reduce el consumo de cigarrillos cuando sabe que están embarazadas, muchas vuelven a fumar después del parto. Investigaciones anteriores han estimado que aproximadamente, el 70 por ciento de las mujeres que dejan de fumar durante el embarazo recaen durante el primer año después del parto y de las que vuelven al hábito, el 67 por ciento lo hace a los tres meses y hasta un 90 por ciento en seis meses.

INTERVENCIONES DEBEN EDUCAR A LAS MUJERES

   Los autores, de la Universidad de Búfalo, Estados Unidos, siguieron a 168 mujeres que eran fumadoras durante el embarazo desde sus primeras citas prenatales hasta nueve meses después del parto. Los investigadores analizaron la lactancia materna, el consumo de otras sustancias y si sus parejas eran fumadores, con el fin de ayudar a determinar posibles predictores de los cambios en los hábitos de fumar. Los científicos vieron que las mujeres volvieron a más de la mitad de sus niveles de consumo de tabaco antes de la concepción nueve meses después del parto.

  "Aunque las mujeres disminuyeron su consumo de tabaco a través de su embarazo, a los nueve meses tras del parto aumentaron sustancialmente su consumo de tabaco. El aumento en el consumo de tabaco después del nacimiento de un niño puede tener efectos nocivos sobre la madre y el bebé que tiene mayor riesgo de exposición al humo de tabaco en el ambiente", afirman los investigadores.

   "La lactancia materna parece ser un factor de protección contra el aumento de fumar después del parto, por lo que las intervenciones deben educar a las mujeres acerca de la lactancia materna para maximizar la eficacia. Apoyar a las mujeres a por lo menos tres meses de lactancia materna puede tener beneficios a largo plazo en términos de reducción del consumo de tabaco", aconseja.


Lo más leído en Mujer