18 de junio de 2019

Investigadores identifican enzimas que suprimen el sistema inmunológico en el cáncer de mama

Investigadores identifican enzimas que suprimen el sistema inmunológico en el cáncer de mama
IRB BARCELONA/SINC - ARCHIVO

MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Instituto de Cáncer de la Universidad de Duke (Estados Unidos) han identificado una enzima en las células involucradas en la regulación del crecimiento y propagación de los cánceres de mama. Al realizar pruebas en ratones, demostraron una forma de detener la actividad de la enzima para permitir que las células T realicen un ataque inmunológico.

La inmunoterapia ha transformado la atención del cáncer, pero sus éxitos han sido limitados por razones que son a la vez complejas y desconcertantes. Especialmente en el cáncer de mama, solo un pequeño número de pacientes son elegibles para recibir este tipo de tratamiento, y la mayoría de pacientes experimenta pocos beneficios.

En su trabajo, publicado en la revista 'Nature Communications', los investigadores delinearon una manera potencial de mejorar esos resultados al desocultar los tumores de cáncer de mama al sistema inmunológico del cuerpo.

"La inhibición de la actividad de esta enzima disminuyó la capacidad de los macrófagos en los tumores para suprimir un ataque inmunológico a las células cancerosas y, de hecho, los alentó a comenzar a producir sustancias químicas que atraen más células T que matan el cáncer al tumor, Básicamente, podemos desocultar el tumor al sistema inmunológico", explica uno de los autores, Donald McDonnell.

Según sus hallazgos, una cinasa, o enzima, llamada 'CaMKK2' está altamente expresada en macrófagos dentro de los tumores de mama. Realizaron una serie de estudios exploratorios que revelaron la utilidad potencial de la molécula como diana terapéutica para este tipo de cáncer. Trabajando con colegas de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill (Estados Unidos), desarrollaron una nueva clase de medicamentos que inhiben el crecimiento de tumores de mama humanos en ratones.

"El uso de esta molécula suprimió el crecimiento del tumor no solo al aumentar la acumulación de células T que matan al tumor, sino también al reducir la capacidad del tumor para suprimir la actividad de las células T. Resuelve dos problemas, como si no pudiéramos entrar en el bar, y si lo hiciéramos, no podríamos conseguir una bebida. Ahora podemos hacer las dos cosas", apuntan los investigadores.


Lo más leído en Mujer