24 de febrero de 2015

La hipertensión arterial pulmonar en embarazadas tiene una mortalidad materno-fetal del 30-50%

MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

   La hipertensión arterial pulmonar (HAP) en mujeres embarazadas registra una mortalidad materno-fetal del 30-50 por ciento debido a que los cambios fisiológicos en el sistema cardiovascular experimentados durante el embarazo provocan complicaciones graves, según se ha puesto de manifiesto en la XVIII Reunión de Invierno Conjunta de las Áreas Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), celebrada en Girona.

   Asimismo en estas pacientes, el parto y el postparto son situaciones que también conllevan un elevado riesgo de mortalidad. Por ello, "en pacientes con hipertensión arterial pulmonar se desaconseja el embarazo y se considera motivo justificado de aborto terapéutico por el elevado riesgo que este conlleva", ha señalado la neumóloga y miembro de la SEPAR, la doctora Silvia García García.

   A las mujeres con HAP se las debe recomendar la utilización de un método anticonceptivo eficaz, ya sean reversibles como los preparados o los dispositivos intrauterinos, o definitivos como la ligadura de trompas o la vasectomía. En cualquier caso, el médico siempre ha detener en cuenta que no existe un método anticonceptivo estándar, por lo que deben estudiar cada caso y adaptar el método más adecuado teniendo en cuenta la edad, la situación funcional y las preferencias de la paciente.

   Sin embargo, si a pesar de esto la mujer quiere seguir adelante con el embarazo, este debe ser supervisado por un equipo multidisciplinar que incluya anestesistas, obstetras y médicos especialistas en el manejo de la hipertensión arterial pulmonar. Además, en este caso, la paciente debe ser derivada a un centro de referencia de esta enfermedad y realizarla revisiones mensuales.

   Por último, durante la gestación las pacientes deben reducir su actividad física y evitar la hipoxemia. Asimismo, en general, la cesárea programada es el método de parto utilizado con mayor frecuencia. "El parto y el postparto se deben monitorizar estrictamente en la unidad de cuidados intensivos con la finalidad de tomar las medidas oportunas para prevenir la aparición de fallo ventricular derecho", ha afirmado la doctora García.

Para leer más


Lo más leído en Mujer