24 de abril de 2015

Extirpación preventiva de los ovarios contra el cáncer de mama

Extirpación preventiva de los ovarios contra el cáncer de mama
GETTY

MADRID, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

La actriz Angelina Jolie anunciaba el pasado mes de febrero que se había sometido a una cirugía para extirpar los ovarios con el objetivo de minimizar las posibilidades de desarrollar cáncer. Esta decisión que dio la vuelta al mundo, ha sido ratificada por una nueva investigación que válida la extirpación preventiva para aquellas mujeres que sufren mutaciones del gen BRCA1 o BRCA2 -las únicas candidatas a esta intervención-.

La extirpación de los ovarios, un procedimiento conocido como ooforectomía, se asocia con una reducción del 62 por ciento en muerte por cáncer de mama en las mujeres diagnosticadas con este tipo de tumores y que tienen una mutación del gen BRCA1, según concluye un artículo publicado en la edición digital de 'JAMA Oncology'.

Las mujeres portadoras de una mutación germinal en cualquiera de los genes BRCA1 o BRCA2 se enfrentan a un riesgo de por vida de cáncer de mama de hasta el 70 por ciento. Una vez que se diagnostica el cáncer de mama, presentan un alto riesgo de un segundo cáncer de mama y cáncer de ovario.

Otras investigaciones de portadoras de la mutación del gen BRCA han detectado disminución de la mortalidad asociada con la ooforectomía en mujeres con antecedentes de cáncer de mama, según el fondo de este nuevo trabajo.

Steven A. Narod y Kelly Metcalfe, del Instituto de Investigación de la Mujer de la Universidad de Toronto, en Canadá, y los coautores trataron de confirmar estas observaciones anteriores en un grupo de mujeres con mutaciones en BRCA1 y BRCA2 y en etapa temprana de cáncer de mama.

El estudio incluyó a 676 mujeres, de las cuales 345 se sometieron a una ooforectomía después de ser diagnosticadas con cáncer de mama, mientras que 331 mujeres conservan ambos ovarios. El estudio encontró que la supervivencia a 20 años para todo el grupo fue del 77,4 por ciento.

En todo el conjunto, hubo una reducción del 56 por ciento en la muerte por cáncer de mama asociada con la ooforectomía. Someterse a una extirpación de los ovarios se asoció con una reducción significativa (62 por ciento) en muerte por cáncer de mama en mujeres con una mutación BRCA1 pero no en mujeres con una mutación BRCA2 porque la reducción del 43 por ciento detectada no fue estadísticamente significativa.

Además hubo nueve muertes por cáncer de ovario en el grupo de mujeres que no se habían sometido a ooforectomías. Los investigadores del trabajo encontraron una reducción del 65 por ciento en todas las causas de mortalidad asociada con la ooforectomía.

De acuerdo con los resultados del estudio, las ooforectomías se realizaron una media de seis años después del diagnóstico de cáncer de mama. A las 70 portadoras de mutación en el gen BRCA1 a las que se realizó la ooforectomía en el plazo de dos años desde el diagnóstico de cáncer de mama, hubo una reducción del 73 por ciento en la muerte en comparación con aquellas con una mutación en BRCA1 que nunca se habían sometido a una ooforectomía.

Los autores señalan que el efecto protector de la ooforectomía en las muertes por cáncer de mama fue aparente inmediatamente después del diagnóstico y duró 15 años. "Es importante realizar estudios de seguimiento en las mujeres que se someten a ooforectomía como parte de su tratamiento inicial, en particular, en las que se someten a ooforectomía en el primer año después del diagnóstico", señalan los autores.

Estos investigadores también subrayan como relevante que las observaciones de su trabajo se confirmaron en otras poblaciones estudiadas. "Se necesitan otros datos, en particular para las que poseen mutación en el gen BRCA2 con el fin de confirmar el beneficio de la ooforectomía en esta población ", concluye el artículo.


Lo más leído en Mujer