23 de febrero de 2021

Las embarazadas con COVID-19 son más propensas a tener un parto prematuro

Las embarazadas con COVID-19 son más propensas a tener un parto prematuro
MUJER EMBARAZADA - GETTY IMAGES

MADRID, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

La infección por COVID-19 en el embarazo no está asociada a la muerte fetal ni a la muerte neonatal precoz, según un nuevo estudio de la Imperial College de Londres (Reino Unido). Sin embargo, la investigación, realizada en más de 4.000 mujeres embarazadas con sospecha o confirmación de COVID-19, también descubrió que las mujeres que tenían una prueba positiva eran más propensas a tener un parto prematuro.

En su investigación, publicada en la revista 'Ultrasound in Obstetrics and Gynecology', ningún bebé murió a causa de COVID-19 en el estudio. Tampoco hubo un aumento del riesgo de mortinatos o de bajo peso al nacer. Sin embargo, tanto los datos de Reino Unido como de Estados Unidos sugieren un mayor riesgo de parto prematuro (definido como el nacimiento antes de las 37 semanas).

En los datos del Reino Unido, el 12 por ciento de las mujeres con sospecha o confirmación de COVID-19 tuvieron un parto prematuro, un 60 por ciento más que la tasa media nacional del 7,5 por ciento. En los datos de EE.UU., el 15,7 por ciento de las mujeres tuvieron un parto prematuro, un 57 por ciento más que la media nacional de EE.UU., que es del 10 por ciento.

El equipo del estudio afirma que parte de esta asociación puede deberse a que los médicos deciden adelantar el parto debido a la preocupación por el efecto de la infección por COVID-19 en la madre y el bebé. La tasa de partos prematuros espontáneos fue menor de lo esperado.

"El hallazgo de que la infección por COVID-19 no aumenta el riesgo de mortinato o muerte del bebé es tranquilizador. Sin embargo, la sospecha o la confirmación del diagnóstico de COVID-19 se relacionó con un mayor riesgo de parto prematuro, y no está del todo claro por qué", explica el autor principal del estudio, Christoph Lees, del Departamento de Metabolismo, Digestión y Reproducción del Imperial College de Londres.

La proporción de bebés nacidos de madres con COVID-19 confirmada y que posteriormente dieron positivo en las pruebas de detección del virus SARS-CoV-2 (causante del COVID-19) fue del 2 por ciento en el estudio del Reino Unido, y del 1,8 por ciento en el de Estados Unidos. La mayoría de las mujeres que participaron en el estudio no padecían enfermedades preexistentes como la diabetes o una afección respiratoria como el asma.

En el estudio del Reino Unido murieron ocho mujeres, mientras que en el de Estados Unidos fallecieron cuatro. El equipo del estudio afirma que, aunque estas tasas de mortalidad son más altas de lo esperado en las mujeres que dan a luz, son similares a las tasas de mortalidad esperadas que se observan entre los adultos con una infección confirmada por COVID-19. Esto sugiere que las mujeres embarazadas no tienen un mayor riesgo de muerte por COVID-19 que las no embarazadas.

Entre las mujeres del brazo británico del estudio, el 66,5 por ciento eran europeas o norteamericanas, el 1,9 por ciento eran de Oriente Medio, el 1,1 por ciento eran norteafricanas, el 4,2 por ciento eran africanas del sur del Sáhara o del Caribe, el 7,5 por ciento eran del subcontinente indio y el 9,2 por ciento eran del sudeste asiático. En la rama estadounidense del estudio, el 37 por ciento eran blancos, el 25 por ciento negros o africanos, el 4,1 por ciento asiáticos y el 0,4 por ciento indios americanos o nativos de Alaska.

Contador

Para leer más


Lo más leído en Mujer