El ejercicio no está relacionado con riesgo de menopausia precoz

El ejercicio no está relacionado con riesgo de menopausia precoz
5 de septiembre de 2018 GETTY - ARCHIVO

MADRID, 5 Sep. (EUROPA PRESS) -

La cantidad de actividad física que realizan las mujeres no está relacionada con su riesgo de menopausia temprana, según un gran estudio para analizar esta cuestión. Hasta ahora, ha habido hallazgos contradictorios sobre la relación entre la actividad física y la menopausia, con algunos trabajos que sugieren que las mujeres que son muy activas físicamente pueden estar en menor riesgo de una menopausia antes de los 45 años, mientras que otros han encontrado evidencia del efecto contrario.

Sin embargo, el estudio que se publica este miércoles en 'Human Reproduction', ha analizado datos de 107.275 mujeres, a las que se siguió prospectivamente desde el momento en que se unieron al 'Nurses 'Health Study II' en 1989 hasta 2011, y no encontró relación entre la actividad física a cualquier edad y la menopausia natural temprana.

La directora de la investigación, Elizabeth Bertone-Johnson, profesora de Epidemiología en la Universidad de Massachusetts, en Estados Unidos, explica: "Nuestro estudio proporciona información considerable para ayudarnos a comprender la relación entre la actividad y el momento de la menopausia; esto se debe a su tamaño, su enfoque en la menopausia temprana específicamente, y debido a su diseño prospectivo, que limitaba la probabilidad de sesgo y nos permitía observar la actividad física en diferentes periodos de tiempo".

"Varios estudios previos bien diseñados han encontrado sugerencias de que se asocia más actividad física con la edad avanzada en la menopausia, pero incluso en esos estudios, el tamaño del efecto fue muy pequeño. Nuestros resultados, junto con otros trabajos, proporcionan evidencia sustancial de que la actividad física no está asociada de manera importante con la menopausia temprana", afirma.

Las enfermeras estadounidenses registradas de entre 25 y 42 años se inscribieron en el 'Nurses 'Health Study II' en 1989 y completaron cuestionarios sobre estilos de vida y condiciones médicas cada dos años a partir de entonces. Se les preguntó sobre el tiempo que pasaron en actividades físicas recreativas, como caminar, correr, andar en bicicleta, deportes de raqueta, actividades aeróbicas, yoga, entrenamiento con pesas y actividades de alta intensidad como cortar el césped.

Los investigadores también recopilaron información sobre factores como la raza, el origen étnico, la edad, la educación, la estatura, la edad en que las mujeres tuvieron sus primeros periodos, si habían estado embarazadas y con qué frecuencia, el uso de anticonceptivos orales y la terapia hormonal, si no fumaron, el peso y el índice de masa corporal (IMC), la dieta y el uso de suplementos dietéticos.

Con el fin de evaluar la frecuencia, la duración y la intensidad de las actividades, los investigadores multiplicaron las horas por semana de cada actividad por su puntaje equivalente metabólico (MET, por sus siglas en inglés) para crear horas MET totales por semana. Un MET equivale a un kilogramo de calorías por kilogramo por hora (kcal/kg/h), que es la cantidad de energía que se gasta al sentarse en silencio durante una hora.

SER FÍSICAMENTE ACTIVO, VINCULADO CON DIVERSOS BENEFICIOS PARA LA SALUD

Durante los 20 años de seguimiento, 2.786 mujeres experimentaron menopausia natural antes de los 45 años. Los investigadores no encontraron diferencias significativas en el riesgo de menopausia temprana entre, por ejemplo, las mujeres que informaron de menos de tres horas MET a la semana de actividad física y mujeres que reportan 42 o más horas a la semana (el equivalente a cuatro o más horas de correr u ocho o más horas de caminar a paso rápido por semana).

La cantidad de actividad física sobre la que informaron las mujeres en su adolescencia tampoco estaba relacionada con el riesgo de menopausia temprana. "Aunque nuestros resultados no sugieren que una mayor actividad física se relacione con un menor riesgo de menopausia temprana, alentaríamos a las mujeres premenopáusicas a ser físicamente activas, ya que el ejercicio se asocia con una variedad de beneficios para la salud, como un menor riesgo de enfermedad cardiaca, diabetes, cáncer de mama y otras afecciones. Nuestros resultados de ninguna manera sugieren que las mujeres premenopáusicas no deberían ser físicamente activas", dice el primer autor del artículo, Mingfei Zhao, estudiante graduado de la Universidad de Massachusetts.

Los científicos aún están investigando otros factores que podrían desempeñar un papel en las mujeres que experimentan una menopausia temprana. La doctora Bertone-Johnson, apunta: "Nuestro trabajo ha sugerido que los factores ambientales se asocian con la menopausia temprana. Encontramos una mayor ingesta de calcio y vitamina D de los productos lácteos que se vincula con menor riesgo. Mayor ingesta de proteína vegetal se asoció con menor riesgo también, a pesar de que la proteína animal no lo era. Fumar cigarrillos está relacionado con mayor riesgo, igual que tener bajo peso. Actualmente también estamos investigando otros factores".

Las limitaciones del estudio incluyen el hecho de que las mujeres informaron de su actividad física y el estado menopáusico, y la mayoría de las participantes eran blancas. Sin embargo, los autores dicen que la evaluación repetida (cada dos años) de la actividad física y el estado menopáusico habría reducido la probabilidad de cualquier sesgo de la auto-información. También piensan que es poco probable que la relación fisiológica entre la actividad y la menopausia varíe según la etnia.