El diagnóstico temprano de la diabetes tipo 1 acorta 18 años de vida en mujeres

El diagnóstico temprano de la diabetes tipo 1 acorta 18 años de vida en mujeres
14 de agosto de 2018 GOBIERNO DE ASTURIAS - ARCHIVO

MADRID, 14 Ago. (EUROPA PRESS) -

Las mujeres que desarrollaron diabetes tipo 1 antes con diez años mueren un promedio de casi 18 años antes que las mujeres que no tienen diabetes, según un estudio de la Universidad de Gotemburgo, en Suecia.

En el caso de los hombres, estos pierden casi 14 años de vida, y en general, las vidas de los pacientes diagnosticados con 26-30 años se acortan en un promedio de diez años, según la investigación publicada en la revista médica The Lancet.

"Estas son cifras decepcionantes y previamente desconocidas. El estudio sugiere que debemos hacer un esfuerzo aún mayor para tratar agresivamente a los pacientes diagnosticados a una edad temprana para reducir el riesgo de complicaciones y muerte prematura", ha declarado Araz Rawshani, investigador del Departamento de Internal Medicina, Sahlgrenska Academy y el Registro Nacional Sueco de Diabetes.

La investigación se basa en un extenso material del registro que ha monitoreado a 27,195 personas con diabetes tipo 1 durante un promedio de diez años. El grupo se comparó con 135,178 controles de la población general que no tenían diabetes, manteniendo la misma distribución con respecto al sexo, la edad y el condado de residencia.

Si bien los investigadores ya sabían que la diabetes tipo 1 se asocia con una menor esperanza de vida, hasta ahora no estaba claro si el sexo y la edad al inicio de la enfermedad afectan la esperanza de vida y el riesgo de enfermedad cardiovascular, y de qué manera.

La probabilidad de enfermedad cardiovascular severa generalmente es 30 veces mayor para los que desarrollaron diabetes tipo 1 antes de los diez años que para los controles. Con un diagnóstico de diabetes a la edad de 26-30 años, el riesgo correspondiente aumentó en un factor de seis.

"Desde la perspectiva del paciente, este estudio es tremendamente importante. De repente, podemos responder preguntas sobre complicaciones y esperanza de vida que antes no podíamos responder. Ahora hay pruebas contundentes de que la supervivencia depende en gran medida de la edad a la que el paciente desarrolle la enfermedad, y que hay una diferencia entre hombres y mujeres ", ha concluido Rawshani.