12 de mayo de 2015

Tako-Tsubo o el corazón roto: estrés que para el tiempo

Tako-Tsubo o el corazón roto: estrés que para el tiempo
GETTY//RG-VC

MADRID, 12 May. (INFOSALUS) -

   Tako-Tsubo es un bote o tarro con cuello estrecho que usan los pescadores para cazar pulpos en Japón y es también la forma que toma el corazón observado mediante técnicas de imagen cuando una parte deja de funcionar debido a lo que se conoce como síndrome del corazón roto o cardiomiopatía por estrés.

Según explica a Infosalus el doctor Iván Núñez Gil, cardiólogo del Hospital Universitario Clínico San Carlos de la Comunidad de Madrid, las primeras descripciones de la enfermedad se realizaron en Japón en los años 90, de ahí la denominación de Tako-Tsubo para este síndrome cardíaco reversible que mimetiza clínicamente un síndrome coronario agudo.

  TAKO-TSUBO, SÍNDROME DEL CORAZÓN ROTO

EL TAKO-TSUBO LO PUEDE DESENCADENAR SITUACIONES DE ESTRÉS FAMILIAR

   El síndrome de Tako-Tsubo también se conoce como cardiomiopatía por estrés o síndrome de corazón roto ya que lo pueden desencadenar situaciones de estrés emocional entre las que se encuentran la muerte de un familiar, recibir malas noticias, discusiones con personas del entorno o incluso una fiesta sorpresa. También puede intervenir el estrés físico que representa una cirugía, una enfermedad grave, un dolor intenso o el abuso de sustancias como la cocaína.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DEL TAKO-TSUBO?

  Los síntomas son parecidos a un infarto agudo de miocardio: dolor en el pecho y mareos que llevan al hospital donde se observan las mismas alteraciones en el electrocardiograma y el resto de análisis. En la urgencia se trata igual que un infarto pero al hacer un cateterismo se observa que no hay obstrucciones en las arterias coronarias como ocurre en el infarto, en el que hay un daño cardiaco que deja una cicatriz en el corazón y que hace irrecuperable este tejido muerto.

   En el síndrome del corazón roto una parte del corazón deja de funcionar y tras la fase aguda en los días posteriores hay una recuperación que no deja ninguna secuela, por lo que no es posible detectar después la ocurrencia de este episodio.

   "Este incidente cardiaco puede ocasionar la muerte de la persona en los casos en los que existen ya otras enfermedades de base o una afectación extensa del corazón. Suele tratarse de un episodio aislado aunque en el 5% de los casos se ha comprobado que existe recurrencia", señala el doctor Núñez Gil.

MUJERES TRAS LA MENOPAUSIA, LAS MÁS AFECTADAS

   Aunque es una patología que puede presentarse a cualquier edad y en las distintas razas se ha observado su predominio en mujeres postmenopáusicas alrededor de los 70 años de edad. El registro español de la enfermedad recoge 450 casos dentro de nuestras fronteras.

   El cardiólogo apunta que las teorías sobre sus posibles causas incluyen la influencia hormonal, dado la proporción aproximada de 9 a 1 entre mujeres y hombres, y el daño transitorio al corazón ocasionado por las catecolaminas, un tipo de hormonas del estrés que si se elevan afectan al corazón como si lo 'aturdieran' y pueden provocar que deje de moverse.

   En el diagnóstico se emplean las mismas pruebas que en un síndrome coronario agudo como el electrocardiograma y las pruebas de imagen cardíacas. "En los criterios destacan dos aspectos, la no existencia de estrecheces coronarias y que constituye un episodio transitorio", señala el cardiólogo del Clínico San Carlos. En los cateterismos realizados por infarto el síndrome de corazón roto supone el 1,5%.

   El tratamiento es el inicial para un infarto y tras el diagnóstico se toman medidas de soporte según el tipo de paciente y la afectación del corazón hasta que se produce la recuperación del corazón en los siguientes días. Si la causa está en un estrés físico como una operación o una crisis de asma, se tratan los factores precipitantes.

Para leer más


Lo más leído en Mujer