14 de octubre de 2015

Casi la mitad de las mujeres no acuden a las pruebas de cribado del cáncer de mama

Casi la mitad de las mujeres no acuden a las pruebas de cribado del cáncer de mama
EUROPA PRESS/MARINASALUD

Cada vez se diagnostica en edades más jóvenes, un 20 por ciento de los nuevos casos antes de los 45 años

MADRID, 14 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA) defiende los programas de detección precoz de estos tumores e insiste en la necesidad de concienciar a las mujeres de que participen en estas campañas, sobre todo porque actualmente algo menos de la mitad siguen sin acudir a realizarse una mamografía cuando les cita su hospital.

CÁNCER DE MAMA

"Llegamos a un 50-60% de participación y es muy difícil superar esa cifra", ha reconocido Montserrat Muñoz, miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), durante la presentación del Manifiesto 2015 con motivo del Día Internacional del Cáncer de Mama que se celebra el próximo 19 de octubre.

El cáncer de mama es el tumor más frecuente en mujeres, con 26.000 nuevos casos al año, unos 72 diarios, pero los avances en el diagnóstico y el tratamiento han conseguido que la supervivencia supere el 80 por ciento de las afectadas sobrevivan más de cinco años

En España el Sistema Nacional de Salud (SNS) ofrece desde hace años la realización de programas de cribado a las mujeres de mayor riesgo, cuya edad está comprendida entre los 50 y los 65 años, mediante la realización de mamografías cada 1-2 años.

Desde la implantación de estos programas la participación ha ido aumentando progresivamente pero los expertos insisten en la necesidad de "seguir haciendo campañas" y animando a las mujeres a acudir a estas pruebas para tener un mejor pronóstico en caso de detectar el tumor. De hecho, y a pesar de las posibles dudas sobre la eficacia de las mamografías que han surgido en los últimos años, su impacto en la supervivencia de estos tumores "está fuera de toda duda".

Entre las causas de que la participación no sea mayor, Muñoz reconoce que está el miedo a ser diagnosticada. "Hay mucho miedo porque parece que, si no vas y no lo ven, no existe el problema", ha defendido.

También hay impedimentos sociales o laborales para acudir a la cita, o de índole económico, ya que según esta experta está demostrado que participan más en estos cribados las personas con más nivel adquisitivo que entre la población con menos recursos, a pesar de estar incluidas en la sanidad pública.

"Como no podemos ir casa por casa a hacer la mamografía, lo más que podemos hacer es informar", ha defendido la representante de SEOM, que incluso propone que la importancia del diagnóstico precoz se incluya en los curriculos escolares para que las niñas sepan desde pequeñas que a partir de cierta edad es someterse a estos cribados.

CADA VEZ SE DETECTA A EDADES MÁS JÓVENES

Además de estos programas de cribado, los oncólogos también insisten en la importancia del diagnóstico precoz en aquellas mujeres con riesgo de desarrollar estos tumores en edades más precoces, algo que cada vez es más habitual en España.

De hecho, según ha asegurado el oncólogo José Ángel García Sáenz, del Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (GEICAM), que recuerda que hasta el 20 por ciento de los casos que se detectan en España se dan en mujeres menores de 45 años como consecuencia de los cambios de hábitos de vida de las mujeres, como el retraso de la maternidad, el aumento de la obesidad o el abandono de la dieta mediterránea.

En estos casos el cáncer se detecta en fases más avanzadas, ha apuntado Muñoz, cuando el tumor ya es palpable, lo que se asocia también a una mayor agresividad.

Por ello, los oncólogos también proponen iniciar un seguimiento para la detección precoz de estos tumores a edades más jóvenes en aquellas mujeres que presenten antecedentes familiares, mutaciones genéticas asociadas a estos tumores o algunos factores relacionados con un mayor riesgo, como un aumento de la densidad mamaria.

"El cribado generalizado en estos casos generaría mucho miedo, angustia y exploraciones innecesarias para confirmar o descartar el diagnóstico, pero en las mujeres con riesgo se pueden comenzar a hacer estudios con resonancias al menos 10 años antes de cuando empiezan los programas de cribado", ha defendido la representante de SEOM.

MÁS RECURSOS PARA LAINVESTIGACIÓN

Por otro lado, y aunque el cáncer de mama es uno de los tumores con mejor pronóstico, FECMA también defiende en su manifiesto la necesidad de invertir en investigación e innovación para obtener una mayor supervivencia y calidad de vida.

En este punto han destacado el apoyo que ofrece la industria farmacéutica a la hora de impulsar ensayos clínicos. Sin embargo, ha apuntado el doctor García Sáenz, actualmente las autoridades públicas ofrecen pocos recursos económicos para investigar y "muchos estudios quedan aparcados por falta de financiación", en especial los de tipo epidemiológico o los que tratan de acortar los regímenes terapéuticos.

Además, FECMA también insta a los nuevos gobiernos a priorizar la sanidad en su agenda política de cara a las próximas elecciones generales del 20 de diciembre y acabar con las diferencias en la atención a los pacientes y el acceso a prestaciones en función de la comunidad autónoma en la que residan.

"La recuperación económica debería aprovecharse para reparar la sanidad", ha defendido la presidenta de esta federación, Roswitha Britz, que también ha defendido un sistema de salud de gestión pública y ha lamentado que no se haya alcanzado un Pacto de Estado por la Sanidad en esta legislatura.

Para leer más


Lo más leído en Mujer