Administrar la vacuna dTpa durante el embarazo reduce la incidencia de tos ferina infantil

Administrar la vacuna dTpa durante el embarazo reduce la incidencia de tos ferina infantil
18 de junio de 2018 UNC SCHOOL OF MEDICINE

MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un estudio publicado en la revista 'American Journal of Preventive Medicine' ha demostrado que administrar la vacuna dTpa (tétanos, difteria y tos ferina acelular) durante el embarazo reduce la incidencia de tos ferina en los bebés.

El estudio, titulado 'Eficacia del tétanos prenatal, la difteria y la tos ferina acelular en la prevención de la tos ferina infantil en los Estados Unidos', ha estado dirigido por Sylvia Becker-Dreps, profesora asociada en el departamento de Medicina Familiar en la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte (Estados Unidos), y es el primero en examinar los resultados clínicos de la vacuna en bebés durante los primeros 18 meses de vida.

La tos ferina es una infección respiratoria grave que es especialmente peligrosa para los bebés y puede ocasionar su hospitalización o, incluso, la muerte. Desde hace tiempo se recomienda que los niños menores de siete años reciban dosis de la vacuna dTpa en varias inyecciones a los dos, cuatro y seis meses, seguida de dos dosis de refuerzo en una etapa más avanzada de la infnacia.

El estudio de Becker-Dreps ha revisado más de 675.000 embarazos en Estados Unidos entre 2010 y 2014, y ha comprobado si se recibió dTpa durante el embarazo. Los investigadores también analizaron las hospitalizaciones y visitas ambulatorias por tos ferina en los bebés hasta los 18 meses de edad.

Los resultados clínicos muestran que la inmunidad transmitida de la madre al feto durante el embarazo protegió al bebé durante los primeros seis meses de vida, antes de que el bebé complete el curso completo de la vacuna contra la tos ferina. En concreto, durante este periodo se redujo un 75 por ciento el número de hospitalizaciones y un 46 por ciento en número de casos totales por tos ferina. Además, el estudio no ha encontrado evidencia de que los bebés cuyas madres recibieron la vacuna tuvieron una respuesta menos efectiva a las vacunas contra la tos ferina, como habían sugerido anteriormente algunos estudios inmunológicos.

El estudio también ha analizado el momento de la vacunación durante el embarazo y si eso influyó o no en la efectividad de la vacuna en los bebés. "Nuestros resultados mostraron que recibirla durante el tercer trimestre, pero al menos dos semanas antes del parto, es lo mejor para optimizar los beneficios de la vacuna", ha explicado Becker-Dreps.