1 de julio de 2014

El 60% de las transferencias de embriones resultan fallidas

El 60% de las transferencias de embriones resultan fallidas
FUNDACIÓ PUIGVERT/CEDIDA

MADRID, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Una investigación lleva a cabo por miembros del IVI muestra que solo el 40 por ciento de las transferencias de embriones resultan en un niño en casa. Este hallazgo forma parte de un proyecto en marcha que  permitirá aportar avances a la práctica clínica para mejorar los resultados alcanzados en los tratamientos reproductivos y lograr que la cifra de éxito en las transferencias embrionarias ascienda al 55 por ciento.

    Además, el hallazgo de IVI, que le ha hecho merecedor del premio Grant for Fertility Innovation (GFI), permitiría analizar de forma rápida, no invasiva y precisa la viabilidad de un embrión, gracias a la evaluación del estrés oxidativo de la muestra.

  "En los próximos dos años, pretendemos realizar un estudio combinando los marcadores proporcionados por el TCL Analyzer -un dispositivo que mide el estrés oxidativo existente en el medio de cultivo de los embriones- y el Embryoscope, cuya sinergia esperamos que mejore en un 15% la tasa de embarazo respecto al proceso de Fecundación in Vitro (FIV) convencional, al tiempo que reduzca la incidencia de nacimientos múltiples", ha explicado el doctor Marcos Meseguer, embriólogo de IVI Valencia e investigador principal del proyecto.

INICIATIVA CIENTÍFICA A NIVEL MUNDIAL

   El proyecto al que GFI ha concedido 300.000 euros, pretende evaluar de forma rápida (10 minutos por muestra), no invasiva y precisa, la viabilidad del embrión e identificar aquellos con mayor potencial reproductivo.

   El premio, concedido por la farmacéutica Merck Serono para respaldar las mejores iniciativas científicas a nivel mundial, será recogido este martes por el docto Meseguer.

   La investigación trabaja reconociendo el estrés oxidativo, que "es consecuencia de la presencia de radicales libres en el medio, generados por el propio metabolismo del embrión y por la acción de determinadas ondas presentes en el espectro de luz visible", añade Meseguer.

   Estos radicales libres dañan la membrana de las células del embrión alterando su función y también afectan a su ADN, siendo incluso fuente de posibles mutaciones, aunque, explica, "estos radicales se intentan compensar en los medios añadiendo antioxidantes".

   IVI fue pionero en el uso del Embryoscope, que llegó a sus clínicas en 2007 con el objetivo de filmar minuto a minuto la evolución del embrión para ayudar en la selección de aquel que presentara las mejores características y transferirlo al útero materno.

   Este incubador cinematográfico ha aumentado hasta en un 20% las posibilidades de éxito respecto a los incubadores tradicionales, lo que ha supuesto un punto de inflexión en la reproducción asistida. Ahora, esta nueva sinergia (Embryoscope-TCL Analyzer) da un paso más allá en la mejora de los resultados alcanzados en reproducción asistida, proporcionando una evaluación cuantitativa de la capacidad de reproducción de un embrión.

Para leer más


Lo más leído en Mujer