19 de noviembre de 2014

El ejercicio moderado reduce el riesgo de Parkinson

El ejercicio moderado reduce el riesgo de Parkinson
GETTY

MADRID, 19 Nov. (INFOSALUS) -

   Investigadores suecos han realizado un estudio que podría ayudar a reducir, sin mucho esfuerzo aunque con gran constancia, el riesgo de Parkinson en la población ya que han encontrado que aquellas personas que realizan ejercicio moderado de manera constante durante un periodo superior a diez años tienen menor riesgo de sufrir esta enfermedad degenerativa crónica.

   Este nuevo estudio, cuyos resultados se publican en la edición digital de 'Brain: a Journal of Neurology', revela que realizar "una cantidad media" de actividad física reduce el riesgo de la enfermedad de Parkinson. Sus autores siguieron a 43.368 personas en Suecia durante un promedio de 12,6 años para ver el impacto de la actividad física sobre el riesgo de esta patología.

   Karin Wirdefeldt, del Instituto Karolinska en Estocolmo, y sus colegas utilizaron la Cohorte Nacional Sueca de Marzo para analizar información exhaustiva sobre la actividad física de todo tipo. Evaluaron actividades del hogar y de desplazamientos, la actividad profesional, el ejercicio durante el tiempo de ocio y la actividad física diaria total según los datos proporcionados por 27.863 mujeres y 15.505 hombres mediante un extenso cuestionario.

   A los efectos de este estudio, la actividad física se cuantificó en equivalentes metabólicos (MET, por sus siglas en inglés) horas por día, basados en el consumo de oxígeno estimado asociado a dichas actividades. Al inicio del trabajo, el 1 de octubre de 1997, ningún participante estaba aquejado de Parkinson.

   Los implicados en la investigación fueron seguidos desde esa línea inicial hasta la fecha del diagnóstico de la enfermedad de Parkinson, la fecha de la muerte, la fecha de emigración o el final del tiempo de seguimiento, el 31 de diciembre de 2010, lo que ocurriera primero. En ese momento, se identificaron 286 casos de Parkinson.

   En comparación con los participantes que realizaron menos de dos horas a la semana de actividad del hogar y de los desplazamientos, los que pasaron más de seis horas a la semana en los mismos tipos de actividades tuvieron un 43 por ciento menos de riesgo de desarrollar enfermedad de Parkinson.

   Frente a un bajo nivel de actividad física total, un nivel medio de actividad física total (una media de 39,1 horas MET por día) se vinculó con un riesgo de enfermedad de un 45 por ciento menos de Parkinson en los hombres. El ejercicio en el tiempo libre no se asoció con el riesgo de la enfermedad de Parkinson cuando se analizó solo.

   La directora del estudio, Karin Wirdefeldt, investigadora del Departamento de Epidemiología Médica y Bioestadística y Departamento de Neurociencia Clínica, explica: "Encontramos que un nivel medio de actividad física diaria total se asocia con un menor riesgo de enfermedad de Parkinson. El efecto protector de la actividad física fue apoyado además cuando resumimos todas las pruebas disponibles publicadas de los estudios de cohorte prospectivos. Estos hallazgos son importantes tanto para la población en general como para el cuidado de la salud de los pacientes con la enfermedad de Parkinson".

Para leer más