30 de julio de 2014

El saber de las abuelas contra la crisis

El saber de las abuelas contra la crisis
GETTY

MADRID, 30 Jul. (Infosalus/EP) -

   Mantener alimentación, limpieza, cuidados cosméticos y hacer frente en mejores condiciones a los achaques diarios puede ser más fácil ahora con un presupuesto ajustado si se revaloriza el saber de nuestras abuelas y de lo hecho en casa.

   Según explica a Infosalus María Sol, autora de 'Trucos y remedios de las abuelas' (RBA, 2014), estamos en un momento económico en el que se busca el ahorro y no desechar nada y los remedios de toda la vida son una buena forma de conseguirlo de una forma además saludable y eficaz.

   La autora explica que muchos de estos trucos proceden de su madre, de amigas, de documentación a través de libros como el 'Dioscórides de Font Quer' o  la enciclopedia de la 'Royal Horticultural Society', de personas especializadas en plantas medicinales e incluso de una amiga farmacéutica, pero que sobre todo en la selección ha primado el sentido común para resolver los problemas más frecuentes del día a día.

   Precisamente, la paciencia es para María Sol el truco más eficaz en lo que se refiere a la cocina, donde además la autora apuesta por técnicas como la de preparar conservas artesanales, que también van en la línea de economizar en la alimentación sin sacrificar cantidad ni calidad.

   Según apunta Sol, las frutas y verduras de temporada permiten comprar a un mejor precio productos de más calidad que se pueden conservar para épocas en las que no están en el mercado o tienen un precio más elevado. "Se han empleado conservas toda la vida y si se cumplen a rajatabla las reglas de higiene, preparación y conservación son de gran utilidad y seguras".

   En el caso de los remedios naturales para pequeñas dolencias Sol subraya que para utilizar cualquiera de estos remedios el ingrediente número uno es el sentido común. "Si es un mal menor y pasajero se pueden probar los remedios pero si son trastornos agudos o crónicos hay que ir al médico", apunta.

   Además, la autora insiste en que los remedios se han utilizado toda la vida y con buen resultado, "si además te puedes ahorrar tomar un medicamento no prescrito y compruebas que una infusión tres veces al día te sienta bien y es inocua, por qué no probarlo".

   Eso sí, Sol vuelve a hacer un llamamiento al sentido común en cuanto a la consulta a un profesional de la salud y al señalar que aunque son muy reducidas, existen contraindicaciones en el caso de la gestación o de trastornos como la hipertensión y el uso de algunos remedios.

   Además, la autora señala que no hace falta salir al campo o comprar en el herbolario, en una ventana o balcón se pueden cultivar en macetas las plantas más utilizadas en los remedios y la cocina y de este modo disponer de producto fresco, sin coste y ecológico y así tener el propio 'botiquín natural' siempre a mano para solucionar los achaques cotidianos.

   En lo que se refiere al conocimiento de las plantas y a recogerlas del campo, Sol está de acuerdo en que es complejo y que hay que buscar ayuda en los libros de referencia, el herbolario o incluso los vecinos del lugar que conocen las plantas más comunes.

   Según señala Sol, en cuanto a la limpieza de la casa los trucos de las abuelas no sólo no contaminan sino que resultan muy económicos, liberan espacio en los armarios y nos pueden ser muy útiles si nos quedamos sin el producto que utilizamos de forma habitual. Vinagre, limón y bicarbonato, ingredientes que suelen estar presentes siempre en despensas y cocinas, son suficientes para una limpieza eficaz en gran número de tareas del hogar.

COCINA, BELLEZA, SALUD Y LIMPIEZA

   Entre los trucos favoritos de María Sol se encuentran los clásicos del aloe vera para las quemaduras y evitar las ampollas, el vinagre para eliminar los residuos calcáreos y limpiar los cristales, el limón para el cobre y las manchas de la piel o el uso de las conservas para disfrutar todo el año de productos de temporada.

   La autora nos sugiere algunos de sus trucos para el día a día:

   * Escalfar huevos: colocar un trozo de film transparente (que no contenga ftalatos ni bisfenol) que cubra el interior de una taza, cascar el huevo sobre esta taza, hacer un hatillo atado con hilo de cocina del conjunto y ponerlo a cocer en agua hirviendo durante 4 o 5 minutos.

   * Berenjenas crujientes: para conseguir unas berenjenas fritas bien crujientes sumérgelas unos minutos en un cuenco con gaseosa o cerveza antes de freírlas.

   * Contra las ojeras: para reducirlas pon dos cucharaditas de postre en el congelador un par de minutos y luego aplícalas sobre los ojos.

   * Resfriado: una infusión de tomillo con miel y zumo de limón tres veces al día ayuda a aliviar el resfriado estacional. Se prepara con una cucharada de tomillo por cada taza de agua. Se echa el agua hirviendo sobre las hojas y se deja reposar 10 minutos tapado para después añadir una cucharada de miel y el zumo de limón.

   * Malos olores: con el verano los alimentos se descomponen antes y el olor de la basura orgánica puede aumentar, como desodorante natural puedes poner en la base del cubo bicarbonato y decir adiós a los malos olores.

   * Picaduras de mosquitos: la albahaca, el clavo, la lavanda y la melisa ahuyentan a los mosquitos, así que situar plantas de este tipo por la casa puede ayudar a mantenerlos lejos y si te pican el vinagre de manzana y el aloe vera pueden calmar el picor y evitar la hinchazón.

   * Eliminar hormigas: mezcla azúcar y bicarbonato sódico a partes iguales y pon la mezcla en los lugares del tránsito de las hormigas en pequeños recipientes, al comer la mezcla desaparecerán.