19 de noviembre de 2012

Las personas mayores que padecen malnutrición encarecen un 56% los costes sanitarios

MADRID, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las personas mayores que padecen malnutrición encarecen un 56 por ciento los costes sanitarios, debido al mayor número de hospitalizaciones y al riesgo de comorbilidad que presentan, según ha asegurado el jefe del servicio de Geriatría del Hospital Universitario Ramón y Cajal, Alfonso Cruz.

Este experto se ha pronunciado así con motivo de la celebración del curso 'Total Nutrition Therapy (TNT) Geriatric', que organizada la Sociedad de Medicina Geriátrica de la Unión Europea (EUGMS, en sus siglas en inglés), con la colaboración de Abbott, y que tiene como objetivo ayudar a los profesionales geriatras a detectar y manejar la malnutrición.

"La formación que reciben los profesionales sanitarios sobre nutrición es escasa y este curso contribuirá a detectar los casos de malnutrición y manejarlos adecuadamente, un factor decisivo tanto para la calidad de vida de los pacientes como para los costes asociados a este tipo de situaciones", ha explicado el doctor.

Y es que, casi la mitad de las personas mayores no ingiere la cantidad necesaria de, al menos, tres nutrientes esenciales. Este tipo de situación se refleja especialmente en pacientes que presentan alguna enfermedad y que requieren de hospitalización. De hecho, uno de cada tres pacientes mayores hospitalizados en España presenta malnutrición.

En concreto, la desnutrición aumenta el riesgo de incapacidad física y dependencia, depresión, infecciones, sepsis o úlceras por presión, además de alterar la percepción de la calidad de vida. En este sentido, estudios realizados demuestran que los suplementos nutricionales reducen el riesgo de mortalidad en pacientes desnutridos de edad avanzada en un 20 por ciento.

CRIBADO HOSPITALARIO

A este respecto, los expertos han recordado que entre las medidas a adoptar para paliar esta situación, además de la formación de los profesionales sanitarios, se encuentra la implantación de un cribado hospitalario que ayude a detectar este tipo de casos.

"Con este sistema de cribado se detectan pacientes en riesgo de malnutrición y se puede actuar desde el momento en que comienza su hospitalización", ha destacado Cruz, quien subraya que el cribado requiere de pruebas sencillas como el peso, la talla, el perímetro del brazo o el grosor del pliegue cutáneo