17 de agosto de 2015

Las personas mayores con EPOC pueden sufrir más caídas

MADRID, 17 Ago. (REUTERS/EP) -

Las personas mayores de 70 años con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) tiene más probabilidades de sufrir caídas, más aún si tienen otras patologías, han tenido caídas anteriores o tienen un amplio historial de tabaquismo, según un estudio de la Universidad de Melbourne (Australia).

Las personas que padecen otras enfermedades o complicaciones, además de EPOC, tienen el doble de probabilidades de sufrir una caída, mientras que el riesgo se triplicó en los pacientes estudiados que habían tenido una caída en el año anterior a la investigación. Además, los fumadores y las personas con miedo a las caídas también tenían un mayor riesgo.

El autor del estudio, Cristino Carneiro, ha señalado que estos datos "son importantes, ya que aquellas personas que sufren caídas muchas veces son más vulnerables ante heridas relacionadas con las caídas". La principal causa de las caídas en pacientes con EPOC son los problemas de equilibrio relacionados con esta patología.

"Un mal equilibrio está relacionado con un mayor riesgo de caídas", ha afirmado la investigadora de medicina respiratoria del West Park Healthcare Center de Toronto (Canadá), la doctora Samantha Harrison, a lo que ha añadido que "el entrenamiento del equilibrio incluido en un programa de rehabilitación pulmonar mejora la confianza en el equilibrio y puede tener un impacto positivo en el miedo a sufrir caídas".

La EPOC afecta a más de 65 millones de personas en todo el mundo y causa aproximadamente el 5 por ciento de las muertes. Algunos estudios han demostrado que esta patología aumenta las probabilidades de tener problemas de equilibrio, debilidad muscular, pérdida ósea, desmayos y caídas. Sus causas son variadas, aunque la principal es el tabaquismo y el tabaquismo pasivo.

Para realizar esta investigación, se seleccionó a 41 personas mayores de 71 años con EPOC que no presentaban problemas neurológicos o muscoesqueléticos, de los cuales un 40 por ciento sufrió al menos una caída durante el estudio, aunque la mayor parte tuvo más de una. Las caídas produjeron en los participantes cortes, cardenales y, en un caso, una fractura de cadera.