25 de septiembre de 2014

La percepción de pérdida de memoria, predictor de demencia

La percepción de pérdida de memoria, predictor de demencia
GETTY

MADRID, 25 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Una nueva investigación realizada por científicos del Centro Sanders-Brown sobre el Envejecimiento de la Universidad de Kentucky (Estados Unidos) sugiere que las personas que notan que su memoria está fallando pueden estar en lo cierto. Este estudio, publicado en la revista 'Neurology', confirma que la autodeclaración de problemas de memoria es un fuerte predictor de demencia más tarde.

   Los investigadores, dirigidos por Richard Kryscio, presidente del Departamento de Bioestadística y director asociado del Centro de la Enfermedad de Alzheimer de la Universidad de Kentucky, preguntaron a 531 personas con una edad promedio de 73 años y libres de demencia si habían notado algún cambio en su memoria durante el año anterior.

   También se les realizaron pruebas de memoria anual y pensamiendo por un promedio de diez años y se examinaron los cerebros de los participantes cuando murieron para la evidencia de la enfermedad de Alzheimer.

   Durante el estudio, el 56 por ciento de los participantes informó de cambios en su memoria, a una edad promedio de 82 años. El estudio encontró que las personas que declararon fallos en su memoria eran casi tres veces más propensas a desarrollar problemas de memoria y pensamiento. Cerca de uno de cada seis participantes desarrolló demencia durante el estudio y el 80 por ciento de ellos informó primero de cambios en su memoria.

   "Lo notable de nuestro estudio es el tiempo necesario para la transición desde la queja de problemas de memoria hasta la demencia o el deterioro clínico, que puede ser de cerca de 12 años para la demencia y nueve años para el deterioro clínico desde que comenzaran los problemas de memoria", señala Kryscio.

   "Eso sugiere que puede haber una ventana significativa de oportunidad para la intervención antes de que un problema se muestre diagnosticable", añade Kryscio, quien matiza que aunque estos resultados se suman a un creciente cuerpo de evidencia de que los problemas de memoria autodetectados pueden ser predictivos de deterioro cognitivo más tarde en la vida, no es motivo de alarma inmediata si una persona no recuerda dónde dejó las llaves.

Para leer más