Osteoporosis: el 45% de las españolas no la relaciona con las fracturas a edad avanzada

Osteoporosis: el 45% de las españolas no la relaciona con las fracturas a edad avanzada
18 de octubre de 2018 PIXABAY - ARCHIVO

MADRID, 18 Oct. (EUROPA PRESS) -

El 45 por ciento de las españolas cree que las fracturas óseas por fragilidad en edades avanzadas son resultado de caídas o accidentes y no las relaciona con la osteoporosis, mientras que a nivel mundial este porcentaje asciende hasta el 55 por ciento, según ha revelado una encuesta de UCB y Harris Interactive Ltd., publicada este jueves.

La encuesta, cuyos resultados se han manifestado con motivo de la celebración, este sábado, del Día Mundial de la Osteoporosis, también desvela que el 50 por ciento de las españolas encuestadas afirma que su conocimiento sobre osteoporosis es poco o muy poco. El porcentaje se incrementa hasta el 61 por ciento a nivel internacional. El estudio se ha llevado a cabo con 4.000 mujeres de más de 60 años en diez países.

Además, el 76 por ciento de las mujeres españolas que ha respondido al cuestionario está "de acuerdo o fuertemente de acuerdo" con que la fragilidad de los huesos es una parte inevitable del envejecimiento, mientras que el 74 por ciento cree que aumentará su riesgo de experimentar fracturas por fragilidad. En este sentido, el 25 por ciento cree que hay poco por hacer para evitar la osteoporosis.

La osteoporosis afecta a unos 200 millones de personas en todo el mundo. Es la enfermedad de los huesos más frecuente y de ella resultan más de 8,9 millones de fracturas por fragilidad ósea cada año. Provoca que los huesos se debiliten antes de lo normal y se hagan frágiles y propensos a roturas.

Las fracturas por fragilidad tienen el potencial de generar un problema significativo en la vida de las personas, y a menudo dificultan la realización de actividades sencillas diarias como alimentarse, vestirse, salir de compras o conducir.

De los que sufren una fractura de cadera, el 40 por ciento no puede volver a caminar de manera independiente. Después de haber sufrido una primera fractura, la probabilidad de sufrir otra durante el año siguiente se multiplica por cinco y hasta un cuarto de los que sufren esta fractura pueden, incluso, fallecer durante el primer año posterior a la misma.

"El impacto físico y fisiológico de la osteoporosis y de las fracturas por fragilidad es enorme, y si no se lo trata con la misma urgencia que otras enfermedades podría debilitar los sistemas de cuidado de la salud, la sociedad, las familias y los individuos de todo el mundo", ha indicado el jefe ejecutivo de la Fundación Internacional de Osteoporosis, el doctor Philippe Halbout.

LA COMUNICACIÓN DE LA OSTEOPOROSIS

La encuesta también se ha encargado de si la osteoporosis se comunica por parte de los médicos a las mujeres. En el caso de España, el 38 por ciento de ellas ha dicho que sus profesionales del cuidado de salud nunca les habían hablado de la osteoporosis y fracturas por fragilidad.

En este contexto, el 57 por ciento de las mujeres participantes declara que confía en que su profesional de la salud les hablará de los temas que sean más pertinentes para ellos, mientras que al 40 por ciento le gustaría que su profesional le ofreciera más información sobre cómo mantenerse saludable sin tener que pedírselo.

La encuesta también ha preguntado sobre las expectativas de la calidad de vida del paciente. El 83 por ciento de las encuestadas cree que las mujeres de 60 años o mayores están más interesadas en ser proactivas en el manejo de su salud y bienestar, mientras que el 85 por ciento espera vivir más tiempo y el 82 por ciento espera una vida mejor en los últimos años.

"A partir de esta encuesta se puede ver que las personas mayores de 60 años de hoy en día mantienen una gran pasión por vivir y tienen expectativas mayores a las de la generación de sus padres. Por eso nos tenemos que preguntar por qué se está ignorando una enfermedad que puede ser un obstáculo para envejecer de forma saludable", ha apuntado, por su parte, la jefa del departamento Óseo y vicepresidenta ejecutiva de UCB, la doctora Pascale Richetta.

Contador