19 de febrero de 2015

La insuficiencia de vitamina D puede ser un factor de riesgo de fracturas vertebrales

La insuficiencia de vitamina D puede ser un factor de riesgo de fracturas vertebrales
KOZUMEL/FLICKR

MADRID, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

   La vitamina D permite mantener una buena salud ósea ya que ayuda a fijar el calcio en los huesos, y su insuficiencia puede convertirse en un factor de riesgo de fracturas vertebrales por fragilidad, tanto en hombres como en mujeres.

   Así lo han destacado los expertos participantes en el XV Encuentro Nacional de Salud y Medicina de la Mujer (SAMEM 15), que se celebra en la Real Casa de la Moneda en Madrid, donde han destacado la importancia de mantener la ingesta recomendada de esta vitamina para preservar una buena salud ósea.

   "Está íntimamente relacionada con los mecanismos de mejora de la biodisponibilidad del calcio y, conjuntamente con otros nutrientes como la vitamina K, contribuye de manera decisiva a lograr su absorción y fijación en el hueso", ha destacado Nicolás Mendoza, profesor del Departamento de Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Granada.

   En el encuentro han recordado que la ingesta de vitamina D es inadecuada en España y, como consecuencia de ello, hay una mayor frecuencia de enfermedades cardiovasculares, metabólicas y osteoporosis en mayores de 50 años como también, y de manera más concreta, en mujeres adultas. Este grupo de edad, de hecho, representa el 66 por ciento de los pacientes tratados por este tipo de afecciones.

   Por ello, Mendoza considera que hay que sensibilizar a la población en la importancia de las vitaminas D y K como complementos indispensables a una adecuada ingesta de calcio, conjuntamente con la práctica habitual de ejercicio y una alimentación equilibrada, para lograr una adecuada densidad ósea.

   Un estudio publicado el pasado mes de enero en la revista 'European Journal of Clinical Nutrition' revelaba que la leche enriquecida en calcio reduce la pérdida ósea en la espina dorsal de mujeres sanas posmenopáusicas.

   Sin embargo, no todo el calcio que contienen los alimentos es asimilado por el cuerpo del mismo modo. "La gran mayoría de minerales muestran ciertas interacciones con otros nutrientes, situación que puede favorecer su absorción o, por el contrario, provocar que sean eliminados por el organismo", añade el especialista.

   El organismo absorbe el 32 por ciento del calcio que contiene la leche, en las almendras es el 21 por ciento, en las legumbres es el 17 por ciento y en las espinacas un 5 por ciento.

   Además, actualmente está en marcha el estudio 'Eficalcio', que pretende estudiar el papel de una leche con alto contenido de vitamina D en mujeres posmenopáusicas y su contribución en la mejora de los niveles de nutrientes esenciales para una óptima salud ósea.