Expertos recomiendan el tratamiento para la osteoporosis en mayores de 65 años con fractura de cadera

Expertos recomiendan el tratamiento para la osteoporosis en mayores de 65 años con fractura de cadera
30 de septiembre de 2018 UNIVERSIDAD DE CANTABRIA - ARCHIVO

MADRID, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

Una coalición de los principales expertos en salud ósea, médicos, especialistas y grupos de defensa de pacientes del mundo publican sus recomendaciones clínicas para abordar la crisis de salud pública en el tratamiento de la osteoporosis y las debilitantes y a menudo mortales fracturas de columna y caderas causadas por la enfermedad.

Las recomendaciones de la 'American Society for Bone and Mineral Research Secondary Fracture Prevention Initiative Coalition' se presentan en la reunión anual de la ASBMR, que este año se celebra del 28 de septiembre a 1 de octubre en Montreal, Canadá.

Las recomendaciones de la Coalición son las primeras en delinear el mejor curso de atención clínica para mujeres y hombres, de 65 años o más, con una fractura de cadera o vertebral (columna vertebral). Se desarrollaron en respuesta a la creciente evidencia de una tendencia alarmante de un aumento en el número esperado de fracturas de cadera y pacientes con osteoporosis de alto riesgo que necesitan tratamiento, pero o bien no se les recetaron los medicamentos apropiados o, si se prescribieron, simplemente no los tomaron a pesar de que la investigación muestra su efectividad en la prevención de fracturas.

Recientes encuestas a pacientes también muestran que la información crítica sobre la conexión entre la osteoporosis y el riesgo de fractura no se está transmitiendo a los pacientes. "Creo que muchas personas se sorprenden al saber que no se están manteniendo estas conversaciones y que no se toman medidas simples", afirma el presidente y jefe de la División de Endocrinología y Metabolismo de ASBMR, Michael Econs.

"Como médicos, es nuestro deber ayudar a nuestros pacientes y sus seres queridos a comprender qué pueden hacer para prevenir otra fractura. Debemos hacer un mejor trabajo comunicándonos con ellos y con los demás para ayudar a controlar esta crisis", añade el también profesor de Medicina en la Escuela de Medicina de la Universidad de Indiana, en Estados Unidos.

Según una encuesta reciente de la Fundación Nacional de Osteoporosis, el 96 por ciento de las mujeres posmenopáusicas que dicen que no han sido diagnosticadas con osteoporosis y que han experimentado una fractura o ruptura no fueron informadas por su médico de que podría estar relacionada con la osteoporosis. La encuesta también reveló que un tercio de las mujeres entrevistadas con una fractura no fueron derivadas para visitas de seguimiento por parte de los proveedores de atención médica.

"Los pacientes con ataque cardiaco no abandonan el hospital sin betabloqueantes para evitar otro. Pero todos los días, los pacientes hospitalizados por fracturas de cadera o columna vertebral no reciben tratamientos que la investigación muestra que ayudan a prevenir una segunda fractura que podría conducir a la discapacidad o la muerte", lamenta el copresidente de la Coalición, Douglas P. Kiel, y expresidente de ASBMR.

Solo el 23 por ciento de los pacientes ancianos que sufren una fractura de cadera reciben medicamentos para la osteoporosis para reducir el riesgo futuro de fracturas en comparación con el 96 por ciento de los pacientes con ataque cardiaco que reciben bloqueadores beta para prevenir un ataque cardiaco futuro. El riesgo de nuevas fracturas después de una primera fractura osteoporótica mayor es superior inmediatamente después del primer evento.

Aunque la osteoporosis es una enfermedad altamente tratable, está en aumento a nivel mundial y es responsable de más de dos millones de fracturas solo en Estados Unidos. También es una de las diez afecciones crónicas más costosas para Medicare. De las 300.000 fracturas de cadera cada año en Estados Unidos, uno de cada dos pacientes nunca alcanza su capacidad funcional previa. Además, uno de cada cuatro pacientes con fractura de cadera termina en un hogar de ancianos y uno de cada cuatro pacientes con fractura de cadera muere en un año.

BARRERAS EN LA ATENCIÓN

Aunque hay muchas razones de la "brecha" en el tratamiento de la osteoporosis, un factor importante es la preocupación del médico y del paciente sobre el riesgo de efectos secundarios muy raros, especialmente fracturas de fémur atípicas (AFF, por sus siglas en inglés) relacionadas con el uso de medicamentos para la osteoporosis llamados bifosfonatos.

"Los pacientes que han sufrido fracturas de cadera o vertebrales tienen un riesgo muy alto de sufrir fracturas graves y potencialmente mortales en los primeros uno o dos años después de esas fracturas. Estas recomendaciones se centran en las medidas que pueden tomar para reducir su riesgo de futuras fracturas, que incluyen medicamentos, ejercicio, nutrición y reducción del riesgo de caídas", dice Sundeep Khosla, copresidente de la Coalición y expresidente de ASBMR.

Las siguientes recomendaciones principales para la atención clínica para mujeres y hombres mayores de 65 años con fractura de cadera o vertebral fueron desarrolladas por los miembros de la Coalición a través de un proceso de consenso. Un principio general para estas recomendaciones es que las mujeres y los hombres de 65 años o mayores con fractura de cadera o vertebral deben ser tratados de manera óptima en el contexto de un sistema clínico multidisciplinario que incluye la gestión de casos, como un servicio de enlace de fracturas, para garantizar que se evalúen y se traten adecuadamente por osteoporosis y riesgo de fracturas futuras.

Estos expertos aconsejan enviar tres mensajes simples a los pacientes y sus familiares/cuidadores durante todo el proceso de fractura y curación: el hueso roto probablemente significa que tiene osteoporosis y un alto riesgo de romperse más huesos, especialmente en los próximos 1 a 2 años; romperse un huesos significa que puede, por ejemplo, usar un andador, bastón o silla de ruedas, o irse de su hogar a una residencia y que existe un mayor riesgo de fallecer prematuramente, y lo más importante es que se pueden tomar medidas para reducir el riesgo.

Además, apuestan por que el proveedor de atención médica primaria del paciente conozca la ocurrencia de la fractura. También abogan por evaluar regularmente el riesgo de caídas de hombres y mujeres mayores de 65 años que hayan tenido una fractura de cadera o vertebral. Como mínimo, hay que tener en cuenta un historial de sus caídas en el último año. También aconsejan minimizar el uso de medicamentos asociados con un mayor riesgo de caídas.

Por otro lado, recomiendan evaluar a los pacientes para trastornos asociados con un mayor riesgo de caídas, y considerar remitir a los pacientes a terapia física y/o ocupacional o a un fisiatra para evaluación e intervenciones para mejorar las discapacidades de movilidad, marcha y equilibrio, y para reducir el riesgo de caídas.

Otros consejos son: ofrecer terapia farmacológica para la osteoporosis a mujeres y hombres mayores de 65 años con fractura de cadera o vertebral para reducir el riesgo de fracturas adicionales. La terapia farmacológica (oral o intravenosa) puede comenzar en el hospital y ser incluida en las órdenes de alta, aunque algunos médicos prefieren retrasar el uso de ácido zoledrónico por vía intravenosa durante algunas semanas, además de no demorar el inicio del tratamiento para la prueba de densidad mineral ósea ("BMD").

Aunque se pueden realizar pruebas de DMO para monitorizar las respuestas al tratamiento, la terapia debe ofrecerse independientemente de los niveles de DMO. También hay que considerar la salud oral de los pacientes antes de comenzar el tratamiento con bifosfonatos o denosumab. Debido a que la osteoporosis es una afección crónica de por vida, recomiendan hacer un seguimiento rutinario y reevaluar a las mujeres y los hombres de 65 años o más con fractura de cadera o vertebral que estén recibiendo tratamiento para la osteoporosis.