La dieta baja en proteínas durante el embarazo aumenta el riesgo de cáncer de próstata en la descendencia

La dieta baja en proteínas durante el embarazo aumenta el riesgo de cáncer de próstata en la descendencia
7 de agosto de 2018 FLICKR/ED YOURDIN - ARCHIVO

MADRID, 7 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los experimentos con ratas muestran que la restricción de proteínas intrauterinas induce un desequilibrio de la hormona sexual, lo que parece favorecer el desarrollo de cáncer en la vejez, según un estudio realizado con ratas en el Instituto de Biociencias de la Universidad Estatal de São Paulo (IBB-UNESP) en Botucatu, Brasil, apoyado por la Fundación para la Investigación de Sao Paulo (FAPESP) y publicado en 'Journals of Gerontology'.

"Nuestra investigación previa demostró que la exposición intrauterina a una dieta baja en proteínas perjudica el desarrollo de próstata. Nuestro último estudio publicado demuestra que este efecto observado posnatalmente aumenta la incidencia de la enfermedad de próstata cuando los individuos afectados son mayores", ha señalado Luis Antonio Justulin Junior, profesor en IBB-UNESP y el investigador principal del estudio.

Las crías de las hembras alimentadas con una dieta baja en proteínas durante el embarazo y la lactancia son significativamente más propensas a desarrollar cáncer de próstata a medida que envejecen. El modelo utilizado en el laboratorio de Justulin consiste en alimentar a las hembras gestantes con una dieta con solo un 6 por ciento de proteína. Las ratas de laboratorio normalmente se alimentan con una dieta que contiene entre 17 y 23 por ciento de proteína.

"Los datos en la literatura muestran que el 12 por ciento es el contenido de proteína mínimo necesario para que las ratas lleven un embarazo a término sin problemas", ha explicado Justulin.

Las ratas gestantes incluidas en el estudio se dividieron en tres grupos. El grupo de control fue alimentado con la dieta estándar con al menos un 17 por ciento de proteína durante el embarazo y un período de lactancia de 21 días. Después del destete, las crías también fueron alimentadas con la dieta estándar. No se encontraron casos de cáncer de próstata en esta descendencia 540 días después del nacimiento, cuando las ratas se consideraron viejas.

El segundo grupo de mujeres recibió la dieta con 6 por ciento de proteína solo durante el embarazo. Después de dar a luz, fueron alimentados con la dieta estándar, al igual que sus descendientes destetados. En la evaluación realizada 540 días después del nacimiento, el 33 por ciento de su descendencia masculina había desarrollado cáncer de próstata.

El tercer grupo fue alimentado con la dieta baja en proteínas durante el embarazo y la lactancia, y el 50 por ciento de sus descendientes desarrollaron cáncer de próstata.

"Realizamos un análisis histopatológico de las próstatas de estos animales, y en los tres grupos encontramos alteraciones preneoplásicas capaces de interferir con la función glandular, como hiperplasia, atrofia epitelial y neoplasia intraepitelial; esta última tiene el potencial de convertirse en carcinoma, de acuerdo con datos en la literatura científica. Sin embargo, el cáncer se encontró solo en los animales expuestos a la dieta baja en proteínas en su vida intrauterina", ha añadido.

DESEQUILIBRIO HORMONAL

El estudio anterior, publicado en 2017 en 'General and Comparative Endocrinology', describió algunas de las deficiencias causadas en la descendencia por una dieta baja en proteínas materna. El análisis realizado en los días décimo y vigésimo después del nacimiento mostró que, en comparación con las próstatas en las crías de las hembras alimentadas con la dieta normal, las de las hembras alimentadas con la dieta baja en proteínas eran más pequeñas y tenían menos células epiteliales diferenciadas, lo que se considera un signo de desarrollo retardado. La próstata también mostró deterioro funcional, secretando y almacenando menos líquido prostático.

"En términos generales, estos animales tenían bajo peso al nacer, órganos menos desarrollados y niveles alterados de hormonas. Sin embargo, alrededor del vigésimo primer día después del nacimiento, comenzamos a ver un crecimiento acelerado para tratar de compensar el déficit", ha añadido el investigador.

En un estudio publicado recientemente, los investigadores recolectaron sangre de cachorros machos en los días posnatales 21 y 540. Encontraron un desequilibrio entre los niveles de hormonas femeninas y masculinas entre las crías de madres alimentadas con una dieta baja en proteínas y las crías del grupo de control.

Mientras que los machos de control tenían 15 picogramos (pg) de estrógeno en PND 21, los machos nacidos de ratas alimentadas con la dieta baja en proteínas durante el embarazo y la lactancia tenían 20 pg. En PND 540, la diferencia fue aún mayor: 14 pg frente a 35 pg, respectivamente.

Además, en PND 540, el aumento de los niveles de hormonas femeninas se asoció con una disminución en el nivel de testosterona, la principal hormona masculina. Los ratones de control tenían 5 nanogramos (ng), mientras que los del grupo de dieta baja en proteínas solo tenían 0,8 ng.

Según Justulin, no se observó disminución de la testosterona en el grupo de dieta baja en proteínas en PND 21 porque esta es la etapa en la que las crías de rata están creciendo más rápido.

"Nuestra investigación previa demostró que las crías expuestas a una dieta intrauterina baja en proteínas nacieron pequeñas pero que como adultos jóvenes ya no mostraron diferencias en comparación con los controles en términos de tamaño, volumen prostático o niveles de hormonas", ha añadido el coordinador del proyecto de investigación FAPESP.

"En nuestro nuevo estudio, las diferencias reaparecieron a medida que envejecían. Es como si el envejecimiento fuera un segundo insulto al organismo, teniendo en cuenta que el primero era la dieta baja en proteínas en la etapa inicial del desarrollo". Los investigadores ahora están probando la hipótesis de que la exposición a niveles alterados de hormonas en la vejez favorece la carcinogénesis (formación de tumores).