15 de junio de 2015

La cronicidad y la polimedicación, principales problemas para el uso de medicamentos en mayores

MADRID, 15 Jun. (EUROPA PRESS) -

La cronicidad y polimedicacion de los pacientes mayores complica el
manejo farmacologico por parte de los geriatras y dificulta el cumplimiento y la adherencia al tratamiento de estos pacientes, según ha denunciado la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG).

En colaboración con Chiesi España, esta sociedad científica ha editado la guía 'Farmacología y envejecimiento. Los
medicamentos y las personas mayores' en la que se definen los criterios para una prescripcion adecuada y los problemas fundamentales que surgen al atender a una persona mayor.

En los últimos años, según recuerdan, se ha producido un nuevo patrón de morbilidad que evoluciona desde enfermedades agudas o infectocontagiosas hacia enfermedades no transmisibles, fruto de estilos de vida o de carácter degenerativo, con tendencia a la cronicidad y a la asociación de más enfermedades por persona.

Esto hace que el nuevo patrón de morbilidad venga representado por las enfermedades circulatorias (21,4%), respiratorias (15,5%) y el cáncer (12,4%), seguidas de otras como la diabetes, las enfermedades neurodegenerativas, enfermedades digestivas, etc.

En esta evolución ha sido clave el progresivo envejecimiento de la población española, ya que actualmente el 88,9 por ciento de los mayores de 65 años consume algún medicamento, llegando al 93,4 por ciento en el caso de los mayores de 75 años.

Ante esta situación, los expertos recuerdan que a la hora de abordar un tratamiento con fármacos en pacientes mayores, los especialistas deben afrontar diferentes problemas como las modificaciones que el envejecimiento, de manera fisiológica, que induce en la farmacocinética y en la farmacodinámica.

Además, al tratarse de pacientes con más patologías (multimorbilidad) pueden necesitar más fármacos, lo que hace que aumenten las probabilidades de interacción al ir agregando fármacos a un tratamiento.

Los geriatras piden también definir los criterios de prescripción adecuada o de restricción de uso de aquellos fármacos que no son recomendables; y tener en cuenta las reacciones adversas a medicamentos que con frecuencia son determinantes del ingreso hospitalario de pacientes mayores.

Del mismo modo, echan en falta estudios científicos específicos de cómo afectan los fármacos en las personas mayores, y denuncian que la complejidad en el manejo de los fármacos por parte de las personas mayores dificulta un adecuado cumplimiento y adherencia terapéutica. Además, recuerdan, tienen más posibilidad de errores en la toma o administración de los medicamentos prescritos.

Para leer más