20 de febrero de 2015

La actividad reduce el riesgo cardiovascular en mayores con movilidad reducida

La actividad reduce el riesgo cardiovascular en mayores con movilidad reducida
FLICKR/GREG WESTFALL

MADRID, 20 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Las personas mayores que realizan regularmente ejercicio físico mejoran su actividad cardiaca y vascular, estos beneficios también han podido comprobarse en las personas con movilidad reducida, incluso cuando la actividad se realiza de manera intermitente y en cortos periodos de tiempo.

   Reducir el tiempo dedicado al sedentarismo incluso mediante la participación en actividades de baja intensidad podría tener importantes beneficios cardiovasculares para los adultos mayores con limitaciones de movilidad, según ha demostrado un nuevo estudio.

   En el 'Estudio sobre Intervenciones en los Estilos de Vida y la Independencia de Ancianos' (LIFE, por sus siglas en inglés), los investigadores midieron el movimiento con acelerómetros en 1.170 personas de entre 74 a 84 años que tenían limitaciones físicas pero podían caminar 400 metros de ocho centros en todo Estados Unidos.

   Las lecturas del acelerómetro de menos de 100 cuentas por minuto se consideraron periodos sedentarios, mientras entre 100 y 499 sugieren ejercicio como caminar lento o limpiar la casa y 500 indica andar moderadamente o realizar actividades de intensidad similar.

   El estudio, que se publica en 'Journal of the American Heart Association', muestra que adultos mayores con movilidad reducida pueden reducir su riesgo de ataque cardiaco y muerte coronaria con cada minuto de la actividad física.

   Mediante el uso de factores como la edad, los niveles de colesterol y la presión arterial, los investigadores calcularon el riesgo a diez años de los participantes de sufrir un ataque al corazón o muerte coronaria. Por cada entre 25 y 30 minutos que un paciente era sedentario al día, su riesgo previsto fue un 1 por ciento más alto.

   La actividad física en el rango de 100 a 499 cuentas/minuto estaba relacionada con el aumento de los niveles de colesterol HDL ("bueno") en personas sin antecedentes de enfermedades del corazón. En promedio, los participantes emplearon sólo una hora o menos para las lecturas de actividad física en o por encima de 500 cuentas por minuto.

   En general, la mayoría de recomendaciones de actividad física sugieren que los adultos deben participar en actividades de mayor intensidad, con lecturas de alrededor de 2.000 cuentas por minuto para mejorar o mantener la salud. Pero ese nivel podría no ser realista para los adultos mayores sedentarios con movilidad reducida, según los investigadores.

   "En el pasado, gran parte del énfasis se centró en la práctica de ejercicio físico. Sin embargo, es cada vez más evidente que alentar a las personas sólo a reducir la cantidad de tiempo que pasan sentados puede tener importantes beneficios cardiovasculares", señala Thomas W. Buford, autor principal del estudio y director del Centro de Promoción de la Salud del Instituto del Envejecimiento de la Universidad de Florida en Gainesville, Florida, Estados Unidos.

    Como los participantes del estudio eran activos en un estrecho rango de intensidad, los científicos no están seguros de si la intensidad importa o no.

EL BENEFICIO DE UNA HORA DE EJERCICIO

   La idea es que, "incluso si hacen ejercicio durante una hora por la mañana, si luego se sientan durante ocho horas el resto del día, pueden tener riesgos para la salud que son independientes del hecho de hacer ejercicio", advierte Buford. "Esto subraya la necesidad de realizar intervalos regulares de movimiento de bajo nivel y evitar sentarse durante largos excesivos de tiempo", añade.

   Las recomendaciones de 2007 del Colegio Americano de Medicina del Deporte y la Asociación Americana del Corazón sobre la actividad física en los adultos mayores incluyen ajustar la intensidad según los niveles de aptitud individuales e incorporar ejercicios de flexibilidad, equilibrio y fuerza.