Un 30% de las personas mayores con depresión manifiesta previamente trastorno de personalidad

Un 30% de las personas mayores con depresión manifiesta previamente trastorno de personalidad
26 de noviembre de 2018 HERNAN_PINERA - ARCHIVO

BARCELONA, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

Alrededor de un 30% de las personas mayores con depresión manifiesta previamente un trastorno de personalidad (TP), que puede aparecer como una evolución natural en la persona que los presentaba ya en la juventud, o como una nueva sintomatología.

En un comunicado este sábado, el Hospital Sagrat Cor de Martorell (Barcelona) ha informado que se ha debatido este tema en el XIII Curso de Actualización en Psicogeriatría, bajo el título de 'La personalidad y sus trastornos en el anciano', que se ha celebrado el viernes y este sábado en el Hospital San Rafael de Barcelona.

"En la mayoría de los casos la manifestación del TP conlleva el riesgo de presentación de una otra sintomatología psiquiátrica", ha explicado la doctora, psiquiatra y coordinadora del Área de Psicogeriatría de Benito Menni de Hermanas Hospitalarias, Pilar de Azpiazu.

Con respecto a la demencia, los estudios realizados en este campo coinciden en que la aparición de cambios en la personalidad son un primer signo que indica la presentación de un proceso demencial y que estos cambios pueden preceder en años al inicio del trastorno cognitivo.

"POCOS ESTUDIOS"

A pesar del creciente interés por la evolución de la personalidad en la vejez y por conceptualizar de forma más adecuada los TP en edades avanzadas, y la correlación directa de estos trastornos con otras sintomatologías psiquiátricas, los expertos que han participado en el curso han indicado que "todavía existen pocos estudios que abordan estos temas de forma empírica".

Y han apuntado que tampoco se dispone de estudios focalizados a diseñar herramientas de evaluación que sean adecuadas y específicas para la vejez, y que validen en esta población los instrumentos utilizados habitualmente para la evaluación de la personalidad y de los TP en jóvenes.

"Una de las razones para esta carencia tiene que ver con la complejidad de la misma personalidad y sus trastornos, especialmente cuando se le suma la complejidad del envejecimiento y la falta de familiaridad de muchos clínicos con esta población", ha explicado la psicóloga clínica y neuropsicóloga del Hospital Sagrat Cor de Martorell Francesca Amores.

Además, ha añadido que "las limitaciones asociadas a la falta de validez de algunos de los criterios diagnósticos habituales para los TP cuando son aplicados a ancianos dificultan poder elaborar instrumentos de medida adecuados".

Amores recomienda que, ante una sospecha de trastorno de la personalidad, el facultativo lleve a cabo una evaluación global que incluya no sólo instrumentos de evaluación de rasgos de la personalidad más exhaustivos, sino también, evaluaciones cognitivas al paciente y cuestionarios al informante.

Contador