4 de septiembre de 2015

Toque de atención de la OMS a un laboratorio farmacéutico de La India

LONDRES, 4 Sep. (Reuters/EP) -

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha lanzado una advertencia a la compañía india Svizera, proveedora de fármacos contra la tuberculosis a países en desarrollo, para que cumpla con los estándares de calidad en sus instalaciones, y asegura que de lo contrario podrían suspender el uso y la aprobación de sus medicamentos.

Svizera se ha convertido en uno de los cuatro fabricantes que han firmado un contrato de larga duración con la organización Stop TB Partnership, que desde el año 2001 cuenta con el respaldo de la OMS y trabaja para favorecer un mejor acceso al tratamiento contra esta bacteria en más de 100 países.

Tras las deficiencias detectadas en una inspección en junio, este organismo de Naciones Unidas ha remitido una carta a la compañía, que forma parte de Maneesh Pharmaceuticals y tiene sede en Bombay, para que corrija "dentro de un plazo razonable" las observaciones que se han observado en sus procesos de fabricación y en los análisis que realizan con sus productos.

Entre los problemas detectados se incluían superficies oxidadas y sucias en las zonas de envasado de los medicamentos, etiquetados defectuosos y un inadecuado mantenimiento de las instalaciones. Asimismo, también criticaron la calidad de los ensayos clínicos e incluso dudaban de que algunos de los resultados pudieran estar manipulados.

"Nos plantea serias preocupaciones con respecto a la integridad, la fiabilidad y la exactitud de los datos obtenidos en su lugar de fabricación, y de su capacidad para evitar la contaminación cruzada de sus productos", reza la misiva.

La directora de la compañía, Vinay Sapte, ha mostrado su malestar ya que tras la inspección de la OMS se han sometido a una auditoría independiente que ha confirmado que se estaban cumpliendo con todos los estándares establecidos. Por ello, ha explicado por correo electrónico, confía en "poder resolver el problema en poco tiempo.

En los últimos meses varias compañías farmacéuticas de este país asiático, que representan una fuente importante de medicamentos genéricos más baratos, han sido criticadas por organismos internacionales ante las dudas por los procedimientos utilizados en el desarrollo de sus productos.