1 de julio de 2019

La terapia de interferón beta, incluido 'Rebif' (Merck), es eficaz en embarazadas con esclerosis múltiple

MADRID, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

El tratamiento con interferón beta, incluido 'Rebif' (interferón beta-1a), es eficaz en mujeres embarazadas con esclerosis múltiple (EM), según los resultados de un estudio observacional presentados por Merck en el Congreso de la Academia Europea de Neurología 2019 (EAN, por sus siglas en inglés), celebrado en Oslo (Noruega).

"La EM afecta mayoritariamente a mujeres en una edad en la que están considerando la posibilidad de formar una familia. Por ello, es verdaderamente importante saber qué podría pasar si se exponen a un tratamiento modificador de la enfermedad durante el embarazo. Estos resultados proporcionan información importante para las mujeres con EM", ha dicho la catedrática del departamento de Neurología del Hospital St. Joseph (Alemania), Kerstin Hellwig.

De una muestra de 2.444 mujeres embarazadas, de las cuales 797 fueron expuestas a interferón beta y 1.647 no, el 8,3 por ciento de las expuestas a interferón beta y el 12,0 por ciento de las no expuestas tuvieron abortos espontáneos, sin diferencia estadística entre los grupos. La prevalencia del embarazo ectópico fue del 1,6 por ciento entre las mujeres expuestas a interferón beta en comparación con el 3,2 por ciento de las no expuestas. Además, se observó una disminución numérica del riesgo entre las mujeres tratadas con interferón beta, en comparación con las que no lo fueron.

Actualmente, en la Unión Europea (UE), el inicio del tratamiento con 'Rebif' (interferón beta-1a) durante el embarazo está contraindicado por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés). Merck ha presentado solicitudes regulatorias ante diferentes autoridades sanitarias para incluir los datos de seguridad procedentes de estos registros en la ficha técnica de 'Rebif'.

"Hace mucho tiempo que Merck inició su compromiso con la comunidad de pacientes con EM para proporcionar opciones terapéuticas que dieran respuesta a las necesidades no cubiertas en esta enfermedad. Los resultados de este estudio aumentan nuestro conocimiento de los beneficios y riesgos del interferón beta-1a recopilados durante más de dos décadas", ha zanjado la chief medical officer de Merck, María Rivas.

Para leer más