Suplementos alimenticios y llamamientos a donaciones, entre los bulos de salud más frecuentes

Suplementos alimenticios y llamamientos a donaciones, entre los bulos de salud más frecuentes
15 de octubre de 2018 SOCIEDAD ESPAÑOLA DE HEMATOLOGÍA Y HEMOTERAPIA (SE

MADRID, 15 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los suplementos alimenticios y los llamamientos a donaciones de sangre y médula ósea son algunos de los bulos de salud más frecuentes en Hematología. "Existe mucha información sobre qué alimentos mejoran las defensas y los pacientes toman esos alimentos, en ocasiones eliminando una dieta variada y equilibrada, lo que pone en riesgo su salud. Otras veces, toman suplementos herbales, que, al ser naturales, consideran que no pueden ser perjudiciales, pero que pueden interaccionar con los tratamientos", explica el coordinador de la Unidad de Linfomas de la Fundación Jiménez Díaz, Raúl Córdoba.

Respecto al tema de las donaciones de sangre y de médula ósea, aparecen reiteradamente noticias de necesidad de sangre urgente para algún paciente ingresado, generalmente niños, que generan más compasión. "Es importante recordar que las donaciones de sangre en España son voluntarias y altruistas, y van dirigidas a aquellos pacientes que las necesitan, no necesariamente para el que se hace el llamamiento", detalla el hematólogo.

En este sentido, la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) defiende que hacerse donante de médula ósea es algo que tiene que estar bien meditado y nunca debe hacerse por un impulso emocional tras un llamamiento para la búsqueda de un donante para un paciente en concreto.

El experto, además, aplaude la creación del Rincón de Redes Sociales del Congreso, una iniciativa impulsada por la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) en el marco de su LX Congreso Nacional y XXXIV Congreso Nacional de la Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia (SETH).

CLAVES PARA UNA BUENA CAMPAÑA

Una buena campaña siempre debe de estar avalada por profesionales de reconocida formación y prestigio. Para Córdoba, una forma de garantizar la veracidad es que la campaña la realice o avale una asociación o sociedad científica.

Por ende, una mala campaña es aquella en la que no se identifica claramente quién emite la información, que ésta no se encuentra avalada por ningún estudio y alienta a dejar el tratamiento por la alternativa que se propone, siendo en ocasiones radicales a la hora de transmitir dicha información.

El tiempo de los hematólogos en las consultas es limitado y se centra en dar información sobre el tratamiento y resultados de las pruebas. "Si la información está en la red, los hematólogos
tenemos que estar en la red. Tenemos que combatir los bulos en salud y en cáncer con las mismas estrategias. Y no solo los hematólogos a nivel individual, sino más aún como sociedad científica. Un bulo desmentido por la SEHH, por ejemplo, tendrá más relevancia y respaldo que si lo hace un único profesional a título personal", asegura Córdoba.