13 de agosto de 2019

La resistencia a 'carbapenem' y 'colistina': un factor de riesgo para desarrollar infecciones intratables

La resistencia a 'carbapenem' y 'colistina': un factor de riesgo para desarrollar infecciones intratables
Bacterias - ILLUSTRATION BY JENNIFER OOSTHUIZEN, CDC - ARCHIVO

MADRID, 13 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de investigadores de la Universidad de Georgetown (EE.UU) ha concluido que la resistencia combinada a dos fármacos, 'carbapenem' y 'colistina', aumenta el riesgo de sufrir infecciones intratables, lo que pone de relieve la "necesidad" de mejorar la prevención y tratamiento de este tipo de afecciones y la investigación de los antibióticos.

Para el desarrollo del estudio, publicado en 'International Journal of Antimicrobial Agents', el equipo ha realizado un análisis sobre la resistencia de las bacterias 'Escherichia coli' y 'Klebsiella' a estos dos fármacos en once países del sudeste asiático.

Según ha explicado Jesse Goodman, profesor de medicina y director del Centro de Acceso, Seguridad y Administración de Productos Médicos (COMPASS) de Georgetown, estas bacterias transportan "elementos genéticos móviles" que pueden contener genes responsables de desarrollar resistencia, la cual puede ser trasmitida a otras bacterias facilitando su propagación.

En este sentido, ha destacado que la resistencia a los 'carbapenems' y a la 'colistina' estaban generalizadas y se superponían geográficamente en ocho países. Anteriormente, 'carbapenems' estaba indicado como el "mejor" tratamiento para las patologías causadas por estas bacterias, sin embargo, su resistencia se ha expandido a nivel mundial.

Por su parte, las policiminas, fundamentalmente la 'colistina', se habían convertido en el recurso disponible para tratar infecciones resistentes a 'carbapenem', pero en los últimos años se ha desarrollado también una resistencia a este fármaco, fundamentalmente en Asia. El experto ha apuntado que esto puede deberse "al uso de estos medicamentos en la producción de animales alimentarios".

Así, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reclamado la vigilancia a nivel mundial de la resistencia a los antibióticos. Por su parte, Goodman ha concluido que "necesitamos mejorar las prácticas de prevención, tratamiento y control de las infecciones, así como la investigación de los antibióticos y asegurarnos de que los usamos correctamente".