18 de febrero de 2014

El proyecto OPTIMACS pemitirá optimizar el proceso asistencial de pacientes con Síndrome Coronario Agudo

MADRID, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

La compañía farmacéutica AstraZeneca ha puesto en marcha el proyecto OPTIMACS (Optimización del Proceso de Síndrome Coronario Agudo), que se llevará a cabo este año en varios hospitales españoles con el fin de optimizar el proceso asistencial de los pacientes con Síndrome Coronario Agudo (SCA), que afecta cada año a más de 115.000 personas en España y es una de las principales causas de mortalidad en nuestro país.

Este proyecto se desarrolla en colaboración con los centros hospitalarios y con las personas que dirigen y participan en el proceso del hospital (gerencia, cardiología, hemodinamia, urgencias, enfermería, farmacia, emergencias y rehabilitación cardíaca), con el objetivo de analizar detalladamente la eficiencia del proceso asistencial del SCA a partir de la identificación de posibles áreas de mejora y proponiendo estrategias para ello.

Datos recientes muestran que 1 de cada 6 pacientes con SCA muere durante el primer año después de sufrir un evento inicial. En España, el SCA, además de la mortalidad, también es una de las principales causas de morbilidad y conlleva un elevado coste. El pronóstico de estos acontecimientos ha mejorado notablemente gracias a las medidas de actuación, pero se requiere seguir avanzando en la prevención y el manejo de estos pacientes.

Los beneficios del proyecto OPTIMACS, explica la farmacéutica, van desde la disposición de un análisis global del proceso asistencial del paciente hasta la posibilidad de optimización de costes derivados del análisis de posibles procesos, pasando por la disposición de un equipo médico con un menor variabilidad en su práctica clínica del manejo de la patología y de la propia implicación del centro en el proceso de mejora.

"Mejorar el proceso asistencial en el SCA es un importante reto al que se enfrentan nuestros hospitales para poder continuar avanzando en el manejo de estos pacientes, ya que la ruta del paciente con enfermedad cardiovascular es compleja y requiere de una gran eficiencia hospitalaria --explica Alfonso Rodríguez, director de Relaciones Institucionales de AstraZeneca España--. Este proyecto va a permitir analizar las necesidades específicas de cada centro y ofrecer las estrategias y recomendaciones de mejora más adecuadas para cada uno de ellos".

A lo largo del proceso de atención de un paciente con SCA, el tiempo juega un papel clave en la recuperación del músculo del corazón, de ahí que la rapidez desde el momento en que el paciente manifiesta el dolor hasta que se le aplica el tratamiento en el hospital adecuado es vital. Por ello la integración y coordinación entre los Servicios de Atención Urgente y los centros hospitalarios es clave.

LA RUTA DEL PACIENTE CON SCA

Al llegar al hospital, el paciente es sometido a una serie de pruebas (electrocardiograma, radiografía de torax, diversas analíticas) y se le administran los fármacos de urgencia. Si el paciente requiere de cateterismo, el cardiólogo de cuidados intensivos coronarios se coordina con el servicio de hemodinámica para su realización lo más rápidamente posible.

Una vez que se le aplica al paciente el tratamiento adecuado es dirigido a cuidados intensivos, donde el tiempo sigue siendo importante, ya que de la rápida aplicación de los protocolos de cuidado dependerá tanto la calidad del tratamiento como la eficiencia en el uso de los recursos del hospital. Posteriormente, el paciente es trasladado a planta de hospital.

Cuando el paciente se encuentra estable y recibe el alta hospitalaria, requiere de un seguimiento en consultas externas/atención primaria. En esta etapa de la ruta del paciente, los protocolos de seguimiento son fundamentales, ya que en la actualidad, a pesar de la disponibilidad de fármacos antiagregantes plaquetarios, más de la mitad de los pacientes con SCA van a sufrir un acontecimiento cardiovascular en el primer año tras sufrir el evento inicial1.

En esta fase de alta hospitalaria, así como desde la atención en urgencias y durante el periodo de hospitalización, juegan un papel fundamental fármacos como 'Brilique' (ticagrelor) de AstraZeneca, el primer antiagregante plaquetario oral que disminuye un 21% el riesgo de muerte cardiovascular en pacientes con SCA en comparación con clopidogrel.

Para leer más