10 de junio de 2015

Pembrolizumab (MSD) tiene una actividad antitumoral en 13 tipos de cáncer

MADRID, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

Pembrolizumab, la terapia anti-PD-1 de MSD, tiene una actividad antitumoral en 13 tipos de cáncer, según los resultados de diferentes estudios presentados en la 51ª Reunión Anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO), celebrada recientemente en Chicago (Estados Unidos).

MSD ha presentado resultados de los estudios realizados con pembrolizumab, la terapia anti-PD-1 de la compañía, en múltiples tipos de tumores de difícil tratamiento, incluyendo el cáncer de pulmón microcítico (cáncer de pulmón de células pequeñas CPCP), cáncer de esófago, cáncer de ovario, colorrectal y cáncer de cabeza y cuello.

"La amplitud y consistencia de los datos que se han compartido en ASCO refuerzan el potencial de pembrolizumab en múltiples tipos de tumores. Así, nuestro objetivo es ayudar a las personas que padecen cáncer y estos datos mejoran nuestros conocimientos sobre qué pacientes tienen más posibilidades de beneficiarse de nuestra terapia anti-PD-1", ha comentado la directora médica de oncología de MSD en España y Portugal, María Victoria Tornamira,

En concreto, la compañía ha iniciado un amplio programa de desarrollo clínico de pembrolizumab evaluando un régimen de dosis fija en cáncer de cabeza y cuello en múltiples líneas de terapia, tanto en monoterapia como en combinación con quimioterapia y otros agentes.

"El conjunto de los datos presentados en ASCO nos permiten profundizar en nuestro conocimiento del potencial clínico de pembrolizumab en cáncer de cabeza y cuello, con independencia de la expresión de PD-L1 y del estatus del virus del papiloma humano", ha apostillado el jefe del Área Terapéutica y vicepresidente de Desarrollo Oncológico de Fase Avanzada de Merck Research Laboratories (MRL), Roger Dansey.

ESTUDIO 'KEYNOTE-012'

En este sentido, en el marco de ASCO, se han presentado los datos del ensayo en fase Ib, 'KEYNOTE-012' en una sesión oral a cargo del doctor de la Universidad de Chicago, Tanguy Seiwert. Se trata de un ensayo realizado en 132 pacientes con cáncer de cabeza y cuello recurrente o metastásico tratados previamente, independientemente de su nivel de expresión de PD-L1.

Además, los resultados de este estudio, que es el primer y mayor en fase Ib de una terapia anti-PD-1 en cáncer avanzado de cabeza y cuello, han mostrado una reducción del tumor en un 56 por ciento del total de los pacientes evaluables con enfermedad cuantificable mediante escáner posterior al inicio del estudio.

No obstante, no se alcanzó la mediana de duración de la respuesta, con una mediana de duración del seguimiento de 5,7 meses. En el momento del análisis, el 86 por ciento de los pacientes que respondieron continuaban respondiendo al tratamiento.